Las dudas de freseros y golfistas

  • Los sectores agrícola y turístico onubenses, expectantes a los efectos de la huida británica Las exportaciones al Reino Unido dejaron en la provincia 300 millones el año pasado

el reino unido

sale de la ue

Si hay algo en Wimbledon tan tradicional como que los tenistas vistan de blanco, es que el público no se vaya del All England Club los días de torneo sin comerse una tarrina de fresas. Dicen que tampoco faltan ningún día en el menú veraniego de la reina Isabel II. Y aunque ella prefiera las que cultivan en los jardines de su castillo escocés de Balmoral, el resto de británicos tiene clara su predilección por las que llegan de Huelva. El Reino Unido, de hecho, es uno de los principales mercados para la fresa que se produce en la provincia, que supone el 86% de todas las exportaciones onubenses a las islas británicas. Por eso al sector agrícola local no le queda otra que mirar con atención el divorcio de Gran Bretaña con Bruselas.

"Estamos expectantes sobre la forma en que se va a producir la transición al nuevo escenario", confesó ayer a Huelva Información el gerente de Freshuelva, Rafael Domínguez.

La mirada está puesta en las repercusiones generadas a medio y largo plazo. Las inmediatas, visibles ayer en todos los mercados, dejaron como nota más relevante una depreciación de la libra frente al euro que, parece, no afectará mucho a las transacciones de la campaña actual de frutos rojos, ya en su recta final. "La principal incógnita y el mayor peligro que hay es la posible descompensación de fondos europeos que puede provocar la salida de una de las mayores potencias económicas de la Unión Europea", apuntó Domínguez. A ello añadió el efecto que tendrá en las campañas de promoción previstas en los próximos meses en las islas británicas: "No puede ser lo mismo si ya no estamos ante un país miembro de la UE".

La balanza comercial es claramente positiva para Huelva cada año, en gran medida por las ventas de frutos rojos. Las exportaciones a Reino Unido el año pasado fueron las cuartas en importancia para la provincia onubense, con un valor de casi 300 millones de euros, la cifra más alta de la década actual, tras una subida progresiva desde 2011. Sólo se vende más a Bulgaria, Bélgica y China. Al sector hortofrutícola le correspondió 257,4 millones, cifra que duplica la facturación onubense de 2012 a los británicos. En este 2016, entre enero y abril, nueve de cada diez euros generados por las ventas al otro lado del Canal de la Mancha. En total se han sumado 163,1 millones de euros, de los que 148,1 son para el campo; y en menor medida quedan las correspondientes a madera y muebles, con 5,5 millones, y al cobre y sus manufacturas (4,5 millones).

El saldo comercial, por el momento, es positivo para Huelva en 115,9 millones de euros. El año pasado llegó a un pico de 267,3 millones pese al aumento de las importaciones, especialmente por las grasas animales, por 10,1 millones de euros, entre otros productos como los combustibles (7,3 millones) y el pescado y marisco (6,2).

"Hemos de estar atentos", reflexiona el presidente de la Cámara de Comercio de Huelva, Antonio Ponce, dado que "la depreciación de la libra con respecto al euro provocaría un encarecimiento de los productos exportados, especialmente del sector agroalimentario, y, por tanto, menos competitividad en el mercado inglés".

El presidente de la Federación Onubense de Empresarios, José Luis García-Palacios, cree también que la economía onubense sufrirá la "situación convulsa de los mercados", producto del "populismo desaforado que sólo mira intereses particulares sin querer saber nada de las consecuencias".

La valoración no puede ser otra que "negativa", sostiene el dirigente de la FOE, en principio por "la caída en picado de la libra", y posteriormente por la subida de aranceles que cabe esperar, tanto en un sentido como en otro.

Ante el nuevo escenario, sin embargo, considera que la calidad de la producción hortofrutícola onubense la hace difícilmente sustituible en cualquier mercado -también en el británico-, lo que le da una posición de peso ante la mayor competencia que se puede generar.

En Freshuelva hay calma en este sentido. Rafael Domínguez reitera que hay que tener paciencia hasta que acabe el proceso de segregación y se sepa el nuevo estatus que tendrá Gran Bretaña en las relaciones comerciales con la UE. "Podría tener una posición especial, parecida a la de Suiza, actualmente, que no pone trabas a nuestros productos", apunta.

Otra cosa es la libre circulación de personas, con la incidencia que pudiera tener en el turismo, el otro gran sector que mira con mucho interés en Huelva a la nueva situación generada. El 15,7% de los turistas extranjeros llegados a la provincia el pasado año, 29.332, eran de Reino Unido, el segundo mercado emisor en importancia. Realizaron, además, el 18,7% de las pernoctaciones en los establecimientos hoteleros onubenses, más que los de ningún otro país, con 178.345, por delante de alemanes y portugueses, visitantes con los que se ha repartido el podio local en los últimos años.

El secretario general de la Asociación Provincial de Hoteleros, Rafael Barba, cree que las consecuencias no serán inmediatas en el sector, y serán más visibles el próximo año. "El británico es un turismo vinculado al golf, fuera de la temporada veraniega. Tendremos que ver cómo afecta la devaluación de la moneda, que esperemos se acabe ajustando, y las nuevas políticas de visados y aranceles. Hay incertidumbre pero tenemos que ser optimistas", apunta.

"Estaremos preparados para ver cuáles son las acciones que tendremos que tomar en breve plazo, ya que si tenemos que compensar esta decisión con más promoción o acciones de intercambios, lo haremos", dijo ayer a los periodistas el presidente del Patronato de Turismo, Ignacio Caraballo.

Antonio Ponce, a su vez, apuesta por "la diplomacia, el diálogo y el entendimiento" para que "el proyecto común europeo, y con ello la competitividad empresarial y el bienestar colectivo, pueda superar el riesgo en que se encuentra".

Y el subdelegado del Gobierno, Enrique Pérez Viguera, también lanzó un mensaje de "tranquilidad" por la "estabilidad institucional y económica de España".

El impacto en Huelva

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios