El fiscal de la trama rusa interrogó al secretario de Justicia de EEUU

  • Sessions se convierte en el primer miembro en activo del Gobierno de Trump en declarar ante Mueller

  • El director del FBI denuncia presiones

El fiscal de la trama rusa, Robert Mueller, interrogó la semana pasada al fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, quien se ha convertido en el primer miembro del Gobierno de Donald Trump en activo en declarar ante los investigadores.

Un portavoz del Departamento de Justicia confirmó que Sessions prestó declaración ante el fiscal especial Mueller, quien examina los posibles lazos entre miembros de la campaña del presidente y el Gobierno ruso, al que las agencias de inteligencia de EEUU acusan de interferir en las elecciones de 2016. Ésta es la primera vez que se confirma públicamente una entrevista entre Mueller y un miembro en activo del Ejecutivo de Trump.

Sessions se apartó de la investigación por ocultar al Senado sus contactos con Rusia

Sessions, senador por Alabama durante 20 años, fue uno de los primeros legisladores en apoyar a Trump durante su campaña y se convirtió en uno de sus asesores más cercanos en temas migratorios y de política exterior.

Fue nombrado fiscal general y, en marzo de 2017, tuvo que apartarse de la investigación sobre la supuesta injerencia rusa que había comenzado bajo el Gobierno de Barack Obama y que el Departamento de Justicia y el FBI llevaban a cabo, ya con Trump en la Casa Blanca, después de que saliera a la luz que había ocultado al Senado los encuentros que mantuvo durante la campaña con el entonces embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, quien también se reunió con otros miembros de la campaña de Trump.

Legisladores demócratas y republicanos expresaron un gran enfado por las omisiones de Sessions y forzaron al fiscal general a apartarse de la investigación.

Precisamente, el hecho de que Sessions se inhibiera desembocó en la creación de la figura del fiscal especial, un cargo que ocupa Mueller y que es independiente de cualquier brazo del Gobierno, por lo que se asegura la neutralidad de la investigación rusa.

Un portavoz de la oficina de Mueller rechazó comentar sobre el contenido del interrogatorio de Sessions.

La investigación rusa ya ha desembocado en la presentación de cargos contra cuatro personas relacionadas con Trump: su ex asesor de seguridad en la Casa Blanca, Michael Flynn; su ex jefe de campaña, Paul Manafort; su número dos en la campaña, Rick Gates y el también ex asesor, George Papadopoulos, que trabajó para el magnate durante las elecciones.

Por otro lado, el director del FBI, Christopher Wray, ha amenazado con dimitir ante las continuas presiones de Sessions para que destituya a altos cargos de la Policía federal, según medios locales.

Sessions ha pedido a Wray que obligue a renunciar a su número dos, Andrew McCabe, quien ha sido objeto de numerosas críticas por parte de Trump.

En concreto, la CNN afirma que Sessions sugirió a Wray, en el cargo desde agosto de 2017, que necesitaba un "nuevo comienzo" con los altos rangos del FBI y, al hilo de eso, sugirió que era necesario despedir a McCabe, quien era la mano derecha de James Comey, anterior director del FBI despedido por Trump. En respuesta a Sessions, Wray amenazó con dimitir si McCabe es despedido o reasignado a otro puesto diferente.

Trump eligió a Wray para dirigir la Policía federal tras destituir de manera fulminante a Comey, quien lideraba la investigación sobre los posibles lazos con Rusia.

En los últimos meses, el mandatario ha atacado duramente al FBI y ha afirmado que cuenta "con la peor reputación de su historia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios