La guerra deja a Iraq sin la práctica totalidad de su élite intelectual

  • La inmensa mayoría de los científicos, profesores y académicos han abandonado el país o han sido víctimas de la violencia · Las facultades de Medicina están afectadas por la carencia de expertos

240

La guerra en Iraq ha privado al país árabe de casi la entera totalidad de su élite intelectual, que se ha visto obligada a refugiarse en Jordania, los estados del Golfo, Libia o Siria, mientras que otros, incapaces de asentar su vida laboral fuera de Iraq, afrontan con dudas su retorno, en especial a Bagdad.

Según el Ministerio de Educación iraquí, unos 240 expertos en diversos ámbitos con licenciatura universitaria han fallecido desde 2003 a octubre de 2007, y cerca de 2.000 académicos han abandonado el país, según informó Tariq Bakaa, ex ministro de Educación que sirvió en 2004 a las órdenes del entonces primer ministro, Ayad Alaui.

Zahara -que habla bajo nombre falso- sufrió las consecuencias durante la redacción de su tesis sobre enfermedades del sistema inmunológico. De los profesores que tenían encargada la supervisión de su proyecto, tres de ellos habían abandonado el país, mientras que otro no pudo asistir a la presentación de su disertación por ser incapaz de salir de su barrio, dados los férreos controles de seguridad establecidos en Iraq, según declaraciones recogidas por el Institute for War and Peace Reporting.

La candidata, que obtuvo su doctorado hace dos meses, realizó todo el trabajo por su cuenta, pero aún así no culpa a los profesores. El que abandonó el país había recibido una bala manchada de sangre dentro de un sobre que rezaba "Te buscamos por ser científico". "Pensé que la mejora de la situación de seguridad podría animar a los profesores a regresar a Iraq", declaró Zahara. "Al contrario, muchos de ellos siguen abandonando el país, y las universidades están sufriendo la escasez de investigadores".

La situación parece haberse tranquilizado en la capital, pero los académicos iraquíes en el extranjero consideran improbable que regresen a su país en un futuro cercano porque todavía se sienten profundamente intimidados por las amenazas. Al Bakaa, ahora de visita en el país auspiciado por la Universidad de Harvard, se encarga de estudiar el actual sistema educativo de Iraq y las amenazas contra los eruditos.

"Uno no va a volver a un país en el que te pueden matar", declaró Al Bakaa, que logró escapar de Iraq en 2005 con la ayuda del grupo Risk Network. Uno de sus informes estimó que al menos el 60% de los académicos asesinados procedía de Bagdad y daba clase en universidades. Y nadie ha sido juzgado por estas muertes. "La violencia ha convertido a los mejores profesores en un objetivo", declaró Ahmed Fadel, estudiante de 19 años en la universidad de Al Mustansiria en Bagdad. "No pasa una semana sin que nos enteremos de que un miembro del profesorado ha sido asesinado", añadió. La situación para los expertos sigue siendo, al menos, arriesgada. De los 21 académicos que ahora mismo buscan asilo a través de la red Scholars at Risk, once son iraquíes. Seis de los cuales han formalizado su petición durante los últimos seis meses, marcando una tendencia intimidatoria que amenaza con expulsar hasta al último de los profesores universitarios que residen en Iraq.

Hasta los años 80, Iraq era considerado el centro académico y cultural del mundo árabe. No obstante, con la llegada de Sadam Husein al poder y el inicio de la guerra Irán-Iraq, fondos destinados a la educación acabaron en manos de los comandantes militares durante el conflicto (1980-1988).

Muchos de los principales profesores huyeron bajo el Gobierno de Sadam, como consecuencia también de las sanciones recomendadas por Naciones Unidas a lo largo de la década de los 90.

Con la invasión de Iraq, la por entonces Autoridad Provisional dirigida por Estados Unidos instituyó un proceso de desbaasificación, bajo el que los miembros de este partido -y entre los que se incluían conferenciantes, profesores, científicos, doctores- fueron despedidos sistemáticamente.

Al Bakaa, un antiguo baasista que abandonó el partido hace 20 años, aseguró que el Gobierno, desde entonces, se ha visto obligado a dar por concluidas más de 150 especializaciones académicas por la falta de expertos en esos campos.

"Las escuelas médicas se ven afectadas por la carencia de expertos, los estándares de educación se deterioran, y los diplomados que permanecen en el país han obtenido sus másters o sus posgrados sólo hace unas semanas, o pocos meses", explicó Fadel. Ante esta situación, el Gobierno ha intentado "compensar" la escasez de especialistas proporcionando trabajos como profesores a todos aquellos con un título superior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios