La guerra regresa a Damasco

  • El primer ministro sirio, Wael al Halqi, sale ileso de un atentado que causa seis muertos

El primer ministro sirio, Wael al Halqi, salió ayer ileso de un atentado con coche-bomba contra su vehículo en el centro de Damasco, donde al menos seis personas murieron y quince resultaron heridas y que él mismo calificó de "ataque terrorista".

El coche en el que se trasladaba el jefe del Gobierno pasaba por el barrio de Al Meze, cerca del jardín de Ibn Rushd (Averroes), cuando se vio sorprendido por una fuerte explosión, que causó los seis muertos y quince heridos, según el último balance oficial.

El presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, dijo por teléfono que entre las víctimas mortales en el ataque, perpetrado con un coche-bomba, hay un acompañante de Al Halqi.

Por el momento, ningún grupo ha reivindicado el atentado, que se produjo en una zona residencial donde viven varios responsables gubernamentales.

Según las imágenes transmitidas por los medios estatales, un autobús resultó calcinado y varios vehículos fueron destrozados por el estallido.

También podían verse los restos de sangre de las víctimas en el pavimento y un vehículo de bomberos que se trasladó al lugar después del ataque, que se produjo en un cruce de calles de la capital siria.

Poco después, el primer ministro Al Halqi aparecía con buen aspecto en una reunión con el comité económico del Consejo de Ministros. Durante esa cita, el primer ministro condenó lo que calificó de "ataque terrorista".

"Estas explosiones terroristas son la prueba de la quiebra y la frustración de los grupos terroristas armados y de las potencias que los apoyan, tras las victorias del Ejército", afirmó Al Halqi, que subrayó que las fuerzas armadas trabajan para restaurar la seguridad y la estabilidad.

Además, consideró que la victoria del régimen se está acelerando por "la persistencia en la aplicación del programa político lanzado por el presidente Bachar al Asad para resolver la crisis, que es la única manera segura de salir (del conflicto) y comenzar la reconstrucción".

La explosión no es la primera que se lleva a cabo con un atentado contra altos cargos del régimen en la capital. El 18 de julio pasado, una brigada rebelde atentó contra la sede de la Seguridad Nacional en Damasco en un ataque que dejó descabezada la cúpula de Defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios