El incendio de un submarino nuclear ruso recuerda al 'Kursk'

  • Un nuevo accidente golpea la capacidad de disuasión nuclear y el presidente Medvedev ordena una investigación hasta las últimas consecuencias

Las autoridades rusas aseguraron ayer que habían extinguido completamente el incendio declarado el jueves en un submarino nuclear y excluyeron todo riesgo de fuga radiactiva por este incidente, que según expertos daña la capacidad de disuasión nuclear rusa y que recordó el accidente sufrido por el navío Kursk que se hundió con toda su tripulación.

El submarino nuclear K-84 Yekaterimburgo de 11.740 toneladas, uno de los buques estratégicos rusos más poderosos, estaba siendo reparado en un dique seco del astillero militar de Rosliakovo, que depende del puerto de Sveromosk, puerto de base de la flota del Norte de la Armada rusa. El astillero sólo es accesible con una autorización especial.

El incendio dañó parte del casco externo del submarino, que está recubierto con un tipo de caucho, y comenzó, al parecer, cuando se prendió fuego el andamio de madera montado en el dique.

Las autoridades indicaron que nueve personas fueron hospitalizadas por una "leve" intoxicación por el humo."Una parte de la tripulación está a bordo del submarino y controla permanentemente los parámetros de temperaturas y de dióxido de carbono", indicó un portavoz del ministerio de Defensa.

El nivel de radiactividad en el sitio del incendio es normal y no presenta "una amenaza para la población", según un comunicado del ministerio de Situaciones de Emergencia, que precisó que a bordo del Yekaterimburgo no había ningún arma y su sistema de propulsión nuclear fue desactivado. Según el experto militar Pavel Felguenhauer, el incendio en este submarino de clase Delta IV, según la clasificación de la OTAN, daña la capacidad de disuasión nuclear rusa. "Es una catástrofe enorme. Al parecer el buque ya no sirve y si es posible repararlo tardarán años", dijo Felguenhauer.

"Perder un submarino nuclear estratégico, que aún podía servir durante diez a trece años, es un golpe importante para el potencial de disuasión nuclear", dijo, subrayando que Rusia tiene seis buques del mismo tipo.

Los submarinos de clase K-84 pueden transportar 16 misiles balísticos intercontinentales Sineva con alcance de 11.000 kilómetros. El Yekaterimburgo llevaba a cabo regularmente ensayos con estos vectores de armas atómicas.

Según el Kremlin el presidente ruso Dimitri Medvedev ordenó a su Gobierno investigar a fondo el accidente.Las imágenes de la televisión mostraron importantes nubes de humo durante toda la noche que se desprendían del lugar del incidente.

Con 167 metros de largo y un ancho máximo de 12,2 metros el Yekaterimburgo tiene un tonelaje de 11.740 toneladas que en inmersión es de 18.200 toneladas. Puede llegar a una profundidad de 400 metros y transportar hasta 130 tripulantes.

En 2000, la Armada rusa sufrió uno de los más graves accidentes con uno de sus submarinos. El drama que dio la vuelta al mundo se produjo cuando el submarino nuclear Kursk se hundió con 118 tripulantes que fallecieron por falta de auxilio. La gestión del accidente por Vladimir Putin fue enormemente criticada.

En otro incidente en 2008 se activó de manera inesperada el sistema antiincendios a bordo del submarino Nerpa cuando estaba en el Océano Pacífico, lo que provocó la muerte de 20 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios