La inexperta Eslovenia dirigirá una UE encallada en Kosovo

  • El pequeño país ex yugoslavo será el primero de los incorporados el 1 de mayo de 2004 que estará al frente de la política de la Unión Europea de 27 miembros

Será algo especial: cuando Eslovenia asuma al comienzo del nuevo año la presidencia del Consejo de la Unión Europea (EU), por primera vez será un país de los incorporados el 1 de mayo de 2004 quien dirija la historia del grupo de los 27.

Con dos millones de habitantes, Eslovenia es el quinto menor estado de la UE, detrás de Malta, Luxemburgo, Chipre y Estonia. Y el Gobierno de Liubliana asumirá la gran responsabilidad que supone la UE en el primer semestre de 2008, cuando el conflicto sobre el futuro de Kosovo se agudizará, según todas las previsiones, de forma dramática. "Kosovo será el mayor reto para nosotros", comentó el ministro de Exteriores esloveno, Dimitri Rupel. Eslovenia, como ex integrante de la antigua Yugoslavia, conoce el tema a fondo: tras declararse independiente en junio de 1991 y librar una guerra contra las tropas yugoslavas que duró diez días, Eslovenia fue reconocida a finales de 1991 por la comunidad internacional.

Sin embargo, algunos diplomáticos europeos temen que demasiadas manifestaciones de simpatía a favor de los albanokosovares podrían dificultar a Eslovenia su relación con Serbia. "Sabemos que a corto plazo no habrá ruptura", comentó el secretario de Estado de Europa, Janez Lenarcic.

Frente a sus dos predecesores en la presidencia europea -Portugal y Alemania-, el jefe de Gobierno esloveno, Janez Jansa, no teme ninguna crisis aguda en la UE que haya que solucionar dramáticamente en el primer semestre. Ello ocurriría si fracasara el Tratado de Lisboa -negociado con gran esfuerzo y aprobado a mediados de diciembre en la capital lusa- en el referéndum que se convocará en Irlanda, que tendrá lugar durante la presidencia eslovena. El no irlandés volvería a empujar a la UE a una profunda crisis, de la que ahora se considera librada.

La próxima cumbre europea del 13 y 14 de marzo bajo la presidencia eslovena se ocupará sobre todo, según lo previsto, de la protección climática, un campo en el que las disputas pueden solucionarse fácilmente mediante fórmulas de compromiso, ya que no debe formularse ningún tratado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios