La insurgencia talibán ataca una ciudad a sólo 50 kilómetros de Kabul

  • El jefe de la coalición internacional reconoce que los talibanes "han ganado impulso"

Los talibanes atacaron ayer con cohetes y armas automáticas varios edificios gubernamentales a 50 kilómetros al sur de Kabul, matando a por lo menos a dos policías, y continuaron enfrentándose a las fuerzas de seguridad afganas por la tarde, según las autoridades. Este ataque, reivindicado por los insurgentes, tuvo lugar cuando faltan diez días para la elección presidencial, la segunda en la historia del país, y los comicios provinciales.

Los rebeldes, apostados en los edificios vecinos, dispararon al mediodía cohetes y ráfagas de armas automáticas contra los edificios del gobernador y de la Policía en Pul i Alam, anunció a la AFP el portavoz de la provincia, Din Mohamad Darwish.

El portavoz del Ministerio del Interior, Zemarai Bashary, anunció por su parte que dos policías habían muerto y confirmó que "las fuerzas de seguridad" afganas e internacionales "habían rodeado a los atacantes".

Según Darwish, los cohetes alcanzaron la oficina del gobernador, sin causar víctimas, y el cuartel general de la Policía. Los talibanes también dispararon con fusiles ametralladoras, añadió.

El general Stanley McChrystal, que dirige las tropas estadounidenses en Afganistán y la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), afirmó en una entrevista con el Wall Street Journal que los talibanes "son un enemigo muy agresivo ahora mismo" y han ganado "impulso".

"Tenemos que frenar su ímpetu, frenar su iniciativa. Es una labor dura", señaló McChrystal, que sustituyó en mayo al general David McKiernan y lleva en Afganistán desde junio.

El avance de los talibanes ha obligado a EEUU a cambiar su estrategia en ese país aumentando el número de tropas en áreas altamente pobladas como en la sureña provincia afgana de Kandahar, donde se encuentran los principales feudos de la insurgencia.

Los talibanes, dijo, efectúan sofisticados atentados con un pequeño grupo de militantes muy armados y causan grandes bajas entre las filas de las tropas estadounidenses. El mes pasado fallecieron 44 soldados en el país centroasiático, una cifra récord, y ya van 12 en lo que va de mes.

En este contexto, McChrystal advirtió que la cifra de soldados que mueren en el conflicto, que se prolonga ya desde hace más de ocho años, se mantendrá alta durante los próximos meses. En un esfuerzo para recuperar el control, el general desplegará tropas que actualmente se encuentran en áreas poco pobladas a áreas donde habitan más ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios