Un ex obispo izquierdista aspira a acabar con 60 años de hegemonía política en Paraguay

  • El país suramericano asiste hoy a unas elecciones que podrían cambiar su historia

Paraguay celebra hoy unas elecciones en las que la izquierda tiene serias opciones de ganar y romper con 60 años de gobierno del Partido Colorado, que incluyen los 35 de dictadura de Alfredo Stroessner.

El ex obispo izquierdista Fernando Lugo, favorito de los sondeos, se presenta convencido de ganar hoy y afirma no temer a un fraude, posibilidad denunciada por distintos sectores de la oposición en la campaña. "No creo en eventuales escenarios violentos. Estoy convencido de que el domingo va a ser una jornada tranquila" y que "vamos a ganar", dijo Lugo el viernes en una rueda de prensa en la que evitó asociar su imagen a la de alguno de los gobiernos izquierdistas de la región.

El largo historial paraguayo de dictaduras, asonadas e intentos de golpe de Estado motiva que centenares de observadores internacionales se den cita en Asunción, incluyendo los enviados por la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES), liderados por el ex presidente colombiano Andrés Pastrana.

Las encuestas sitúan en primer lugar a Lugo, con el 34 por ciento de intención de voto, seguido por el ex general Lino Oviedo (29) y la oficialista Blanca Ovelar (28,5), ex ministra de Educación del actual presidente Nicanor Duarte.

Duarte ha insistido en que hay "agitadores extranjeros" llegados a Paraguay para las elecciones, en particular desde Venezuela, Ecuador y Colombia. El viernes dijo que ni el Gobierno ni "ningún observador" puede "garantizar su comportamiento". Sin embargo, se negó a proporcionar pruebas sobre su supuesta presencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios