Los ministros de Exteriores de París y Londres viajan al Congo para pedir el cese de la guerra

  • Bernard Kouchner y David Miliband van a la zona en representación de la UE

Decenas de miles de personas fueron empujadas a las carreteras por el conflicto en el este de la República Democrática del Congo (RDC), según la ONU, mientras reinaba cierta calma en Goma, en espera de la visita de los cancilleres francés y británico.

"Varios campamentos de personas desplazadas cerca de la ciudad de Rutshuru en Kivu Norte, a 90 kilómetros al norte de Goma, fueron vaciados por la fuerza, saqueados y quemados", anunció ayer el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

De acuerdo con el portavoz del ACNUR, Ron Redmond, las atrocidades fueron cometidas "por las tropas rebeldes".

"Estamos muy preocupados por la suerte de unos 50.000 desplazados que vivían en esos campamentos, incluyendo los de Dumez, Nyongera y Kasasa", agregó Redmond.

Mientras, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, era esperado ayer al anochecer en Kinshasa y Goma, acompañado por su homólogo británico David Miliband.

Los países de la Unión Europea (UE) dieron prioridad ayer a la diplomacia para resolver la crisis, sin decidir enviar una fuerza militar europea como lo habían propuesto Francia y Bélgica, indicó un diplomático en Bruselas.

"Hemos examinado las posibilidades de acción europea en todas sus dimensiones, diplomática, humanitaria o de ayuda a la misión de la ONU en el Congo, pero no hemos tomado ninguna decisión en materia militar", declaró el diplomático al final de una reunión en Bruselas del Comité de Política y Seguridad de los 27 miembros de la UE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios