Cinco muertos en el ataque a una sede afgana de Save the Children

  • Un suicida del Daesh abrió el paso a los terroristas en un asalto que duró 10 horas

Miembros de las fuerzas de seguridad afganas inspeccionan el lugar tras el ataque de ayer en Jalalabad. Miembros de las fuerzas de seguridad afganas inspeccionan el lugar tras el ataque de ayer en Jalalabad.

Miembros de las fuerzas de seguridad afganas inspeccionan el lugar tras el ataque de ayer en Jalalabad. / ghulamullah habibi / efe

Al menos diez personas murieron, cinco de ellas terroristas, y 26 resultaron heridas ayer en un asalto del Daesh a una sede de la organización humanitaria Save the Children en Jalalabad, en el este de Afganistán, en un nuevo ataque contra civiles.

Durante casi diez horas, cuatro miembros del Daesh (el quinto se suicidó al inicio de la acción) llevaron a cabo ayer un ataque contra la sede de Save the Children en la capital de la provincia de Nangarhar, principal bastión del grupo yihadista en Afganistán.

El asalto pudo haber arrojado un balance mayor de muertos si 46 empleados de la ONG no hubieran sido rescatados por las fuerzas de seguridad afganas, indicó el portavoz del gobernador de Nangarhar, Attaullah Khogyanai. "Entre los muertos hay dos empleados y un guardia de seguridad de Save the Children, un civil que pasaba por el lugar y un miembro de las fuerzas de seguridad", dijo.

Los hechos comenzaron hacia las 09:10, hora local, cuando un suicida detonó un coche-bomba para dar paso a cuatro atacantes que penetraron en el edificio. La sede de la organización de protección a los niños en esta zona particularmente castigada se convirtió en un campo de batalla entre yihadistas y fuerzas de seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios