Cinco muertos en la operación contra el piloto que atacó el Supremo venezolano

Las autoridades venezolanas desarticularon ayer el grupo liderado por el policía Óscar Pérez, acusado de "ataque terrorista" al Supremo, en una operación en la que murieron al menos cinco de los miembros de ese grupo, según el Ministerio del Interior de Venezuela. "Los integrantes de esta célula terrorista que hicieron resistencia armada fueron abatidos y cinco criminales fueron capturados y detenidos", informó el Gobierno. En la operación murieron también dos policías y otros cinco resultaron "gravemente heridos". El texto, que no ofrecía mayores detalles sobre los detenidos y los integrantes del grupo que fallecieron, señaló que los funcionarios que murieron fueron "alevosamente atacados" por esta banda.

Estaban equipados "con armamento de alto calibre" y "abrieron fuego contra los funcionarios encargados de su captura e intentaron hacer detonar un vehículo con explosivos", relató Interior, que aseguró que este grupo tenía la intención de hacer explotar "coches bomba en lugares públicos".

Pérez, que se hizo conocido en julio de 2017 cuando, en medio de las protestas antigubernamentales, lanzó, según el Gobierno, varias granadas desde un helicóptero de la Policía científica contra dos edificios gubernamentales en Caracas, informó ayer de que las autoridades lo habían localizado tras más de seis meses de fuga. En varios vídeos dijo que se quería entregar, pero que no dejaban de disparar pese a su disposición. En el último, el policía aparecía con manchas en la cara y gritando: "Nos vamos a entregar, no sigan disparando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios