El papa dice estar preocupado por la incapacidad para el acuerdo en Siria

  • El pontífice pide que "prevalezca la justicia y la paz" mientras se suceden las declaraciones de apoyo y repulsa al ataque conjunto de Estados Unidos, Reino Unido y Francia

Manifestantes este domingo en Belgrado en apoyo a Bashar Al Assad y Vladimir Putin. Manifestantes este domingo en Belgrado en apoyo a Bashar Al Assad y Vladimir Putin.

Manifestantes este domingo en Belgrado en apoyo a Bashar Al Assad y Vladimir Putin. / Efe

El papa Francisco dijo este domingo sentirse "profundamente preocupado" por "la incapacidad" para acordar una acción común destinada a la paz en Siria, tras el rezo del Regina Coeli celebrado en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Al concluir el rezo, asomado a la ventana del palacio pontificio, Francisco lamentó que "a pesar de los instrumentos a disposición de la comunidad internacional, cueste concordar una acción común a favor de la paz en Siria y en otras regiones del mundo".

El papa, que confesó estar hondamente preocupado por la actual situación mundial, afirmó que reza "incesantemente por la paz" e invitó a todas las personas de buena voluntad a hacerlo. Por último, lanzó un nuevo llamamiento "a todos los responsables políticos para que prevalezca la justicia y la paz".

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habló anoche con la primera ministra británica, Theresa May, y le mostró su respaldo a la ofensiva llevada a cabo por EEUU, Reino Unido y Francia contra instalaciones armamentísticas en Siria en respuesta a un presunto ataque químico.

"Le dije que el ataque muestra un mensaje internacional importante de tolerancia cero sobre el uso de armas no convencionales", dijo Netanyahu durante el inicio de la reunión semanal con su Consejo de Ministros.

El jefe de Gobierno transmitió a May que esta política "debería también reflejarse en la prevención de las capacidades nucleares de los estados y organizaciones terroristas", insistiendo de nuevo en su alerta de que "Asad debe entender que cuando permite la consolidación militar de Irán y sus aliados en Siria, está poniendo en peligro la estabilidad de toda la región".

Desde Londres, el ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, aseguró que las grandes potencias "no harán la vista gorda" ante el empleo de armas químicas en Siria. En un artículo divulgado este domingo por el dominical británico Sunday Telegraph, el jefe del Foreign Office afirmó que este país tiene la "obligación" de mostrar que Siria "no se ha salido con la suya" y que Londres plantará cara a la "barbarie" del presidente sirio.

Johnson se refirió al uso de armas químicas en ese país como "vil, enfermo y bárbaro" y añadió que la utilización de ese armamento se ha convertido en "un patrón" de conducta por las fuerzas de Al Asad. Según recalcó, las potencias occidentales han tratado de implementar "incontables resoluciones" en la ONU a fin de evitar el uso de esas armas. "Defendemos los principios y los valores civilizados. Podremos no poner fin a la barbarie, pero estamos diciéndole al mundo que hay un tipo de barbarie que está prohibida y que merece ser prohibida", apuntó.

Mientras tanto, en Damasco, el presidente de Siria, Bachar al Asad, alabó este domingo ante parlamentarios rusos los sistemas de defensa antiaérea soviéticos que, aseguró, derribaron el sábado más de 70 misiles lanzados en el ataque conjunto de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Según el diputado Dmitri Sablin, miembro de una delegación parlamentaria rusa que se reunió con el dictador sirio en Damasco, Asad dijo que "ayer repelimos la agresión estadounidense con cohetes fabricados en los años 70. Las películas americanas nos dicen que el armamento ruso es anticuado, pero ahora hemos visto quién realmente está atrasado".

El parlamentario por Rusia Unida, el partido que sostiene al presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró a los periodistas rusos en Damasco que el presidente sirio calcula en unos 400.000 millones de dólares la factura para reconstruir su país después de la guerra. Según Sablin, Asad prometió dar preferencias a las empresas rusas en la reconstrucción de Siria, y vetar la entrada en ese negocio a las compañías occidentales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios