El partido de Putin arrasa en las elecciones legislativas de Rusia

El partido de Vladimir Putin, Rusia Unida, se impuso en las legislativas rusas de ayer con más del 63 por ciento de los votos, según resultados oficiales parciales publicados a primera hora de la tarde por la Comisión Electoral Central. Los rusos acudieron ayer a las urnas a elegir una nueva Duma o Cámara de Diputados en un ambiente festivo, pese a las bajas temperaturas y a la ausencia de incertidumbre sobre el resultado.

Tras el cómputo del 30 por ciento de los votos, otros tres partidos podrían aspirar a ingresar a la Duma luego de superar el listón del 7 por ciento de los sufragios. Según estas proyecciones, los opositores comunistas obtendrían un 11,5 por ciento, seguidos por el Partido Liberal Democrático del nacionalista Vladimir Zhirinovski, con el 9,6 por ciento, y Rusia Justa, con el 7,2 por ciento.

El Partido Comunista anunció que impugnará los resultados de las elecciones legislativas a causa de un número de "irregularidades que superan todas las normas", anunció el partido. "Nuestros abogados ya han comenzado a preparar las quejas ante la Corte Suprema para impugnar los resultados", declaró el jefe de los servicios jurídicos del partido, Vadim Soloviev. "La oleada de violaciones supera todas las normas", añadió en alusión a las presuntas irregularidades que les comunicaron 300.000 observadores del partido.

"He votado por Putin. Un popular dicho ruso dice: "Cuando estás cruzando un río, no se puede cambiar de caballo", señaló Yaroslav, teniente coronel retirado del Ejército ruso, tras depositar su voto en un colegio del centro de Moscú.

A pesar de tratarse de unos comicios legislativos, los electores asimilaron que realmente representan un referéndum sobre la gestión del presidente ruso, Vladímir Putin, que encabeza la lista del partido Rusia Unida (RU), gran favorito a la victoria.

"He marcado la casilla número 10 (Rusia Unida). He votado por Putin", comentó también Yelena, ama de casa, al abandonar orgullosa el colegio electoral. Yelena y muchos otros rusos desafiaron las bajas temperaturas y la densa nieve que cubría calles y aceras en casi toda la parte europea de Rusia y, por supuesto, en Siberia.

Los electores no temieron expresar públicamente su opinión y algunos pensionistas, incluso, señalaron que los comicios eran para ellos una "fiesta". Timur, un médico de 45 años, no dudó al afirmar que Putin "es la única persona en la que los rusos pueden depositar las esperanzas de futuro". En la misma línea, Tatiana, de 26 años, considera que apoyar al jefe del Kremlin es apostar por "la estabilidad", mientras la ingeniera Valentina al votar por Putin pensó en "el futuro de sus hijos".

No todos piensan igual: Svetlana, una economista moscovita de 52 años, señaló que era su deber votar "contra Putin". "Cualquiera menos Rusia Unida. No me gusta Putin. El Gobierno ruso ha conducido a la ruina a todos los institutos científicos y de investigación", dijo. "Mi voto no cambiará nada. Putin es el ganador, votes a quien votes", comentaba Lada, joven dependienta en una farmacia.

Los observadores, rusos y extranjeros, tampoco ahorraron críticas a las elecciones a la Duma, las quintas desde la caída de la URSS. "La votación es limpia, el problema está en el escrutinio. Ahí el fraude está garantizado", dijo un observador comunista.

63%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios