Elecciones en Rusia

El partido de Putin salva la mayoría absoluta entre denuncias de fraude

  • Rusia Unida ha perdido 77 escaños en la Duma, lo que supone un descenso de casi 15 millones de votos. El Partido Comunista sorprende y consigue 90.

Comentarios 4

Rusia Unida (RU), el partido de Vladímir Putin, ha conservado por muy escaso margen la mayoría absoluta en la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso, en unos comicios ensombrecidos por numerosas denuncias de fraude y que revelan un creciente descontento con el Kremlin.

La formación oficialista, cuya lista electoral encabeza el actual presidente ruso, Dmitri Medvédev, consiguió 238 de los 450 escaños de Duma, según los resultados aún no definitivos ofrecidos  por las autoridades electorales. El partido del poder obtuvo el 49,4 % de los votos, lo que le supone la pérdida de 77 escaños y, con ellos, de la mayoría constitucional de dos tercios que ostentaba desde las pasadas parlamentarias, celebradas en 2007.

En términos absolutos, Rusia Unida perdió casi 15 millones de votos. Las otras tres formaciones representadas en la Duma, el Partido Comunista, el socialdemócrata Rusia Justa, y el nacionalista Partido Liberal Democrático, aumentaron considerablemente sus grupos parlamentarios.

Los otros tres partidos que participaron en las elecciones, los liberales Yábloko y Causa Justa y el nacionalista Patriotas de Rusia, no consiguieron superar el 7% de votos, mínimo requerido para acceder al arco parlamentario.

Las elecciones estuvieron plagadas de denuncias de irregularidades en favor del partido de Putin, que fueron avaladas hoy en el informe preliminar de la misión de observadores internacionales de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE).

"La calidad del proceso electoral se deterioró considerablemente durante el escrutinio, que se caracterizó por frecuentes violaciones de procedimiento y casos de aparente manipulación, incluidos indicios graves de introducción masiva de papeletas en las urnas", indica el informe de los observadores internacionales.

El documento, con conclusiones preliminares, fue presentado en rueda de prensa por Petros Efthymiou, jefe de la misión de observadores, quien aseguró que "las elecciones destacaron por la injerencia de las autoridades".

Según el informe, no se crearon "las condiciones para unas elecciones limpias" debido a la "falta de independencia" de la Comisión Electoral Central y "la parcialidad de la mayoría de los medios" y la "interferencia de las autoridades  a diversos niveles".

Algunos resultados, como el de Chechenia, donde RU según los datos oficiales obtuvo el 99,48% de los votos con una participación del 99,51 % del censo electoral, sorprendieron incluso a los observadores mas avezados. "Lo que hemos visto excede todos los límites. Es una especie de histeria. No quiero decir que es una agonía, pero no cabe duda de que hay histeria entre las autoridades", declaró Guennadi Gudkov, dirigente de Causa Justa, al referirse a las irregularidades electorales.

El líder de los comunistas, Guenadi Ziugánov, calificó de "derrota aplastante" los resultados del oficialismo, que, según denunció, se atribuyó hasta un 15 por ciento más de votos de los que obtuvo en las urnas. Anunció que recurrirán los resultados en al menos 1.600 colegios electorales, donde las actas no se corresponden con el cómputo paralelo realizado por los observadores comunistas.

"Pese al robo de votos, hemos doblado nuestra representación parlamentaria. Los 90 mandatos nos dan la posibilidad de plantear una serie de iniciativas (...), incluida la presentación de una moción de censura al Gobierno", aseguró.

Mientras, Medvédev, quien anoche tras conocerse los primeros resultados, admitió que ahora, en ciertos casos, Rusia Unida tendrá que buscar alianzas en la Duma, afirmó hoy que las elecciones del domingo fueron "distintas a las que se han visto antes debido varas causas".

"Puedo expresar mis sensaciones: Rusia Unida obtuvo exactamente lo que tiene, ni más ni menos, y en este sentido las elecciones fueron limpias, justas y democráticas", recalcó el jefe del Kremlim, citado por las agencias rusas, en una reunión con un grupo de partidarios.

Pese al retroceso electoral, la formación oficialista se mostró confiada en que su líder, el expresidente y actual primer ministro, Vladímir Putin, se alzará con la victoria en los comicios presidenciales de marzo del próximo año.

"Nuestro candidato es Putin, nuestro líder. Y haremos todo lo posible para que nuestro candidato consiga la victoria ya en la primera vuelta", declaró el dirigente de RU Andréi Vorobiov.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios