Un suicida mata a 13 personas en Iraq cuando recibían regalos de soldados de EEUU

  • Tropas estadounidenses hallan al norte de Bagdad fosas comunes y un centro de tortura

Ni en fechas tan señaladas como la Navidad la situación en Iraq se calma. Y es que al menos 13 civiles murieron ayer cerca de Baaquba cuando un suicida se inmoló ante una multitud que se agolpaba en torno a un grupo de soldados estadounidenses para recibir regalos.

El atentado se produjo cerca de Kanaan, una localidad de mayoría chií situada a unos 20 kilómetros al este de Baaquba, capital de la convulsa provincia de Diyala. La explosión provocó, además, 18 heridos, según informaron fuentes policiales bajo el anonimato

Sin embargo, el Ejército estadounidense cifró posteriormente en cinco civiles y un soldado norteamericano las víctimas mortales del ataque suicida. Además, subrayó que otros diez soldados resultaron heridos.

Asimismo, un vehículo cargado de explosivos en Bagdad estalló y causó la muerte de tres civiles y heridas a otros nueve. El atentado se produjo cerca de una licorería en pleno centro de la ciudad.

Por otra parte, los soldados estadounidenses realizaron ayer un macabro descubrimiento cerca de Muqdadiya, a unos 90 kilómetros al norte de Bagdad, al hallar fosas comunes situadas al lado de un centro de tortura en el que aún había cadenas adosadas a las paredes cubiertas de sangre o una cama metálica conectada a electrodos, tal y como confirmó el comandante de las fuerzas norteamericanas en el norte de Iraq, el general Mark P. Hertling.

El hallazgo de las tropas estadounidense se produjo cuando se desarrollaban unas tareas de persecución de terroristas en la zona en los primeros días del mes de diciembre, y derivó también en la localización de 26 cadáveres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios