Al menos tres personas mueren al explotar una bomba en un autobús en Filipinas

  • Otras cuatro resultaron heridas y según fuentes militares sospechan que los rebeldes comunistas del Nuevo Ejército del Pueblo podrían estar detrás del atentado

La explosión del autocar se produjo en la estación de la ciudad de Digos, a unos 1.000 kilómetros al sur de Manila, según informa el portavoz del Ejército filipino en Mindanao Oriental, el mayor Armand Rico.

Una fuente militar, que prefirió permanecer en el anonimato, afirmó que las autoridades sospechan que los rebeldes comunistas del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP) se encuentran detrás del atentado, aunque todavía no hay confirmación oficial.

La emisora de radio dzBB señala que el explosivo estalló justo antes de que el autobús, procedente de la ciudad vecina de Bansalan, se aproximara a la estación de Digos.

El gobierno filipino decidió el despliegue de más tropas en la isla de Mindanao, donde se encuentra la provincia de Davao del Sur, ante la escalada de ataques de los rebeldes del NEP contra objetivos civiles.

La guerrilla ha atacado minas, antenas de telecomunicaciones y plantaciones de plátano, e intentado sin éxito sacar a sus presos de dos cárceles.

La guerrilla opera casi exclusivamente en las áreas rurales del país y sólo en contadas ocasiones ha cometido atentados en núcleos urbanos, siguiendo su estrategia maoísta de "rendir las ciudades desde el campo".

El brazo armado del ilegal Partido Comunista de Filipinas agrupa entre 5.700 y 7.200 combatientes regulares y lleva desde 1969 alzado en armas contra el Gobierno, en un conflicto que causa muertes casi a diario.

Pese a las últimas reuniones secretas en Noruega, los rebeldes se resisten a aceptar el alto el fuego que se les exige para reanudar el proceso encaminado a lograr un acuerdo de paz duradero que ponga fin a casi cuatro décadas de enfrentamientos en las zonas más pobres del archipiélago.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios