La pesadilla toma cuerpo

  • Israel aprovecha la presencia de responsables norteamericanos para dejar claro que está dispuesto a utilizar todos los medios para impedir que Irán tenga armas nucleares

Ehud Barak no se anduvo con rodeos al referirse a las temidas ambiciones nucleares del régimen iraní. En el esfuerzo por evitar que este país consiga una bomba atómica, "todas las opciones están sobre la mesa", declaró el ministro de Defensa israelí tras reunirse hace unos días con su homólogo estadounidense, Robert Gates.

También el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, insistió ante el huésped estadounidense en que Israel está dispuesta a "utilizar todos los medios disponibles" para frenar el desarrollo nuclear iraní.

La preocupación por el programa de Teherán centró la primera visita que Robert Gates realizaba a Israel en dos años y medio. El mensaje del estadounidense, sin embargo, fue más moderado: Washington ofrece a Irán diálogo por tiempo limitado, y se espera tener una respuesta positiva antes de septiembre.

El comandante de la Guardia Revolucionaria iraní, general Muhammad Ali Yafari, volvió a advertir el sábado a Israel contra la posibilidad de un ataque militar a las instalaciones atómicas persas. La totalidad del territorio de Israel está en el radio de alcance de los misiles iraníes, destacó.

En esta situación, Israel mantiene por ahora su cooperación con la apuesta estadounidense por el diálogo y la solución diplomática. Pero el gobierno en Jerusalén no ve perspectivas de éxito en ese camino.

El Estado judío se siente amenazado por Irán e insiste una y otra vez en que la necesidad de evitar a toda costa la nuclearización de la potencia islámica. Muchos expertos vieron las recientes maniobras de la Marina israelí en el mar Rojo y el Canal de Suez como una preparación para una ofensiva militar contra Irán. Este domingo, la Marina probó con éxito un sistema de defensa antimisiles.

En Estados Unidos, entretanto, la posibilidad de un ataque israelí despierta respuestas contradictorias. A principios de mes, el vicepresidente Joe Biden sostuvo que Washington no se pondrá en el camino de Israel si el país decide atacar. El presidente Barack Obama, por el contrario, destacó que en ningún caso se dio a Israel "luz verde" para ese paso.

La secretaria de Estado Hillary Clinton declaró a la cadena MSNBC que Israel, "como cualquier Estado independiente que se sienta amenazado en su existencia (...) no escuchará a otros países" que crean que hay que negociar.

Los expertos israelíes, sin embargo, consideran que "la opción militar no es posible ni inteligente, al menos por ahora. Sería errado y no traería los resultados esperados", señaló Uzi Eilam, del Instituto para Estudios Estratégicos israelí (INSS).

Por otra parte, añadió, las instalaciones atómicas iraníes están muy diseminadas y son subterráneas en su mayoría. Incluso una gran potencia militar como Estados Unidos tendría que atacar durante semanas o meses para destruirlas. Y aún así no habría garantías de éxito: "No creo que nadie sepa con exactitud dónde están escondidas las instalaciones".

Por eso la situación actual no es en absoluto comparable con los ataques israelíes contra un reactor atómico iraquí en 1981 o contra un presunto reactor sirio en septiembre de 2007.

Finalmente, además de las escasas perspectivas de éxito hay que añadir el riesgo de una reacción iraní de gran alcance, advierte Eilam. "Sencillamente no tendría ningún sentido que un país tan pequeño como Israel acometiera una actuación de ese calibre en solitario".

En este contexto, el emisario estadounidense para Oriente Medio, George Mitchell, también de gira por la región, exhortó el lunes a todas las partes a hacer concesiones para lograr la paz, pidiendo especialmente a los países árabes que hicieran un esfuerzo para normalizar sus relaciones con Israel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios