La presidenta brasileña pierde a su séptimo ministro por acusaciones de corrupción

  • El titular de Trabajo abandona su puesto tras haber declarado que no se iría "ni a balazos"

El ministro de Trabajo de Brasil, Carlos Lupi, acusado de diversas corruptelas, presentó su dimisión, con lo que se convierte en el séptimo ministro que la presidenta Dilma Rousseff pierde desde enero pasado, informaron fuentes oficiales. Lupi estaba contra las cuerdas desde hace un mes por diversas irregularidades detectadas en su despacho, que la semana pasada llevaron a la Comisión de Ética de la Presidencia a sugerirle a Rousseff su destitución, lo que fue considerado como una "sentencia" política.

Según fuentes oficiales confirmaron a Efe, Lupi se reunió el sábado con Rousseff, quien este sábado volvió a Brasilia tras participar en la Cumbre fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

El ministro presentó su renuncia en forma "irrevocable" y fue aceptada de inmediato por Rousseff, quien ya en Caracas había dado a entender que a su regreso a Brasilia "solucionaría" la cuestión que le había planteado el Consejo de Ética.

En una nota oficial divulgada tras el encuentro con Rousseff, Lupi dijo que se sentía "perseguido política y personalmente por la prensa", que ventiló todas las denuncias en su contra.

Según las acusaciones, bajo la gestión de Lupi en el Ministerio de Trabajo se tejió una red de corruptelas que desviaba dinero público hacia organizaciones no gubernamentales que recibían financiación estatal por servicios jamás prestados.

Asimismo, la semana pasada se denunció que Lupi había acumulado en forma ilegal varios cargos públicos e incluso partidarios, pues además de ministro era presidente del Partido Laborista Brasileño. Durante el último mes, Lupi compareció dos veces ante el Congreso para intentar responder a las acusaciones y llegó a afirmar que no saldría de su cargo "ni a balazos".

Esa afirmación molestó a Rousseff, quien le pidió una explicación pública, ante lo cual Lupi declaró en su segunda comparecencia ante el Congreso que se arrepentía y remató: "Presidenta Dilma, disculpe, yo la amo".

Con la salida de Lupi, ya son siete los ministros destituidos o que renunciaron en lo que va del mandato de Rousseff, quien asumió el cargo el pasado 1 de enero.

Antes cayeron los antiguos titulares de la Presidencia, Antonio Palocci; Transportes, Alfredo Nascimento; Agricultura, Wagner Rossi, Turismo, Pedro Novais, y Deporte, Orlando Silva, todos implicados en diversos asuntos de corrupción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios