El presidente de Egipto revoca su decisión de destituir al fiscal general

  • Calma en El Cairo tras los disturbios que el viernes causaron más de 200 heridos

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, revocó ayer su decisión de destituir al fiscal general Abdelmeguid Mahmud, quien se negó a abandonar el puesto, informó el vicepresidente, Mahmud Meki.

En una rueda de prensa, Meki explicó que Mursi adoptó esta decisión después de que el Consejo Supremo de Justicia le solicitara que Mahmud permaneciese en el cargo. "Preservar el poder judicial, como los otros poderes del Estado, es un objetivo fundamental y el presidente de la República trabaja para salvaguardar la Justicia", dijo.

Mursi destituyó a Mahmud el jueves, al día siguiente de la absolución de varios ex altos cargos del antiguo régimen de Hosni Mubarak (1981-2011) por la muerte de manifestantes durante la revolución, en la conocida como batalla del camello. Mahmud, sin embargo, no aceptó la decisión presidencial y argumentó que la ley establece que el jefe del Estado no puede despedir al fiscal general, salvo si él mismo lo solicita o se jubila.

En su pulso con Mursi, Mahmud afirmó que no tenía intención de presentar su dimisión y ayer mismo acudió a trabajar a su oficina en la sede del Tribunal Superior de Justicia, donde lo esperaban centenares de jueces para expresarle su apoyo.

Por otro lado, El Cairo se despertó ayer en calma tras los enfrentamientos entre islamistas y seculares que el viernes dejaron 200 heridos. Los Hermanos Musulmanes afirmaron que había baltaguiya (matones) infiltrados entre los manifestantes. La organización explicó que algunos de sus militantes detectaron a matones vestidos con camisetas deportivas con el emblema de su formación política, el Partido Libertad y Justicia (PLJ), para culparlos después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios