"Por primera vez he sentido avergonzada de ser inglesa"

"Me parece un desastre, me ha dejado sin palabras". Ayer la comunidad de jóvenes británicos que viven en Granada, esos que en muchos casos llegaron con sus becas Erasmus y decidieron quedarse tras enamorarse de la ciudad, amanecieron en estado de shock. Sofie Haines, profesora de inglés que vive en España desde hace cuatro años, pasó la noche junto a varios amigos, extranjeros y españoles, celebrando San Juan. Los resultados, que se conocieron de madrugada, la dejaron devastada. A ella y a todos los ocupantes del autobús que la traía de vuelta desde Almuñécar. "Nadie sabía qué decir, todos permanecíamos callados. Pensábamos que nos quedábamos", asegura Sofie, que no pudo evitar llorar cuando supo que su país estaba virtualmente fuera de la Unión Europea.

"No sabemos con certeza qué va a pasar, pero seguir que tendrá muchas consecuencias". De hecho, la británica recuerda que en apenas 12 horas el resultado del referéndum ha provocado un terremoto sin precedentes. "Ya han pedido un referéndum en Escocia e Irlanda del Norte; el primer ministro ha dimitido y dicen que es probable que Boris Johnson ocupe su puesto. Y esas son las consecuencias en sólo doce horas".

El estado de shock de Sofie es generalizado entre quienes confiaban que ganara el 'Remain'. Entre sus amigos más jóvenes, el apoyo al 'Leave' era mayoritario, al igual que en su familia, que vive con preocupación los efectos que tendrá el Brexit en la vida de la profesora. "Ha sido un shock muy grande, estamos enfadados y confundidos".

Emma Colds, otra profesora de inglés que vive en España desde hace dos años, asegura que el resultado ha sido toda una sacudida. "No tengo palabras, estoy muy triste por el resultado. Por primera vez me he sentido avergonzada de ser inglesa". Emma, que también permaneció toda la noche despierta celebrando San Juan, asegura que no se despegó ni un momento del móvil, descargando minuto a minuto los resultados. "No ha salido lo que esperaba, la mayoría pensaba que nos íbamos a quedar. Pero no, nos vamos por menos de un 2% de diferencia".

De momento, lo que más le preocupa a Emma es la incertidumbre. "Todavía no sabemos las consecuencias ni cómo nos vamos a enfrentar a ello. Puede que salgamos en dos años o en semanas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios