"Ser pro palestino está de moda en Occidente"

  • El diplomático israelí asegura que Siria hizo públicas las negociaciones con su país para adquirir un nuevo aire de legitimidad a los ojos de Europa y Estados Unidos

Comentarios 22

En los 60 años de Estado judío han sido muchos los conflictos, tanto diplomáticos como territoriales, en los que se han visto envueltos los israelíes. De unos meses a esta parte, el inicio de conversaciones con países con los que Israel tiene una relación conflictiva es un hecho que el embajador de Israel en España, Raphael Schutz, analiza con cierto escepticismo para este diario.

-Las últimas noticias sobre el intercambio de presos de Israel con Hezbolá parece que han suscitado debate entre las autoridades israelíes. ¿Cuál es su postura? ¿No es un precio demasiado alto cambiar vivos por muertos?

-El debate no es nada fácil, pero yo creo que teníamos una deuda inmensa con los familiares de los soldados.

-¿Este canje cambia las relaciones entre el Estado judío y el Líbano, o se trata de un acuerdo puntual?

-Temo que es un acuerdo puntual, un hecho positivo y doloroso,pero aislado. El problema que hay con el Líbano es Hezbolá, que no actúa como un partido dentro del juego político, tiene su propio Ejército y además obedece instrucciones de un jugador ajeno que es Irán, y que tiene una agenda muy marcada que incluye exportar la revolución y acabar con Israel.

-Israel parece vivir un momento importante de negociaciones, ha tratado de hablar con Siria, con el Líbano, con los palestinos... ¿Se trata de un momento conciliador?

-Yo lo tomo con mucha cautela, siempre producto de la amable experiencia del pasado, pero desde luego la coyuntura es más de diálogo que de enfrentamiento por lo que, en este sentido, es un momento positivo.

-¿Cómo van las negociaciones sobre los Altos del Golán?

-Los sirios quieren la devolución completa de las alturas del Golán, pero para los israelíes es algo más complicado porque creemos que Siria está metida, en el sentido negativo, en los focos de radicalismo del Oriente Próximo. Es aliada de Irán, que es un país horrible que quiere borrar a Israel del mapa; es el mayor abastecedor de Hezbolá en el Líbano y además da refugio a muchas organizaciones terroristas como Hamas, por lo que es muy importante para nosotros que Siria tome una actitud totalmente distinta. Los países limítrofes tienen miedo; es importante que los sirios dejen de estar en el bando radical y se unan a los moderados.

-¿Qué futuro augura para la tregua de Gaza? ¿Servirá de algo?

-En estos momentos, Hamas tiene interés en mantener la calma por la gravedad de la situación de la población palestina en Gaza y porque la tregua le puede servir como respiro entre conflicto y conflicto para rearmarse. La verdad es que yo no soy optimista en este sentido, la experiencia me lleva al pesimismo.

-¿No es Irán más peligroso por inspirar la revolución que por su programa nuclear?

-La combinación de la línea radical del pensamiento islámico sumado a la aspiración nuclear hacen de Irán un país peligroso. Sin embargo, no es un país tan fuerte, frente a una presión diplomática y económica auténtica yo creo que se puede frenar ese proyecto, esa locura. En este sentido, Europa, como es el continente donde ocurrió el Holocausto y mantiene en líneas generales buenas relaciones con Irán, tiene en mi opinión una responsabilidad agregada, yo diría que más importante que otras potencias del mundo con respecto al futuro judío.

-Israel no ha confirmado que posea armas nucleares, pero sí que ha hecho gala de tener un contingente preparado para cualquier ataque. ¿Porqué se demoniza a unos gobiernos y a otros no?

-Muchas veces se ha atribuido a Israel el poderío nuclear y aunque la política israelí es no confirmarlo ni desmentirlo, pero en la medida en que exista, existe por motivos de defensa. Los países del Golfo y otros territorios árabes también están preocupados por la posibilidad de un ataque iraní, sin embargo no les inquieta el armamento de Israel porque saben que nuestro contingente es para defensa, ya que estamos en un lugar estratégico y nuestros traumas y temores fundados nos llevan a estar preparados. Nosotros no hemos dicho nunca que queramos borrar a Irán del mapa, ellos sin embargo no ocultan su intención de eliminar al Estado judío.

-¿Tiene la sensación de que Occidente no comprende el conflicto palestino-israelí?

-Ser pro palestinos está de moda en Occidente: se dice que Bush es malo, que la guerra de Iraq es un fracaso e Israel es una extensión de esa idea. Es como una película de Hollywood con malos y buenos y a nosotros nos ha tocado el papel de malos. Nadie pregunta por qué después de tantos años y de tanta colaboración internacional, los palestinos aún no tienen un hospital decente en sus ciudades y son los que más ayuda extranjera han recibido, pero siempre han invertido en corrupción (de ahí la victoria de Hamas) o en la guerra. Ahí está quizás la mayor diferencia entre palestinos e israelíes. Yo puedo reconocer muchos errores cometidos por el Estado de Israel, pero a lo largo de estos años trató siempre de manejar el conflicto por un lado y de invertir en lo social por el otro.

-España también es Occidente, ¿cuál es nuestro papel?

-La realidad es que la cercanía geográfica de España al Magreb lleva a que en los sondeos de opinión en cuanto a Oriente Próximo vuestro país es siempre el que da resultados más negativos para Israel. Es en parte porque España ha conocido al peor estereotipo de judíos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios