El juez rechaza pruebas contra el chófer de Ben Laden logradas bajo coacción

  • La defensa ve en esta medida un golpe contra el sistema usado en Guantánamo

El juez del tribunal militar de la base de EEUU en Guantánamo que juzga a Salim Ahmed Hamdan, ex conductor del jefe de Al Qaeda Osama ben Laden, descartó ayer utilizar algunas pruebas obtenidas en interrogatorios tras su detención en 2001 en Afganistán debido "al ambiente y condiciones altamente coercitivas bajo las cuales se realizaron".

Según Michael Berrigan, uno de los abogados de la defensa, el dictamen del juez es un golpe para el sistema establecido para los detenidos en Guantánamo que permite utilizar evidencias logradas mediante métodos coercitivos y testimonios de segunda mano. "Necesitamos evaluar en qué medida esto pesa en nuestra capacidad de establecer su crimen en este caso y lo que podría significar en casos futuros", dijo el fiscal principal, el coronel Lawrence Morris.

Al iniciarse el lunes el juicio, Hamdan se declaró no culpable de los que cargos que se le imputan. Anteriormente, se había quejado durante las audiencias previas al juicio de que fue golpeado y amenazado de muerte después de su captura en Afganistán. También denunció el aislamiento, la privación del sueño y las vejaciones sufridas durante los seis años que lleva arrestado en Guantánamo.

Hamdan, que admitió que fue conductor de Ben Laden, está acusado de conspiración y de suministrar material de apoyo a terroristas. La Fiscalía lo acusa de ser miembro de la organización terrorista Al Qaeda, aunque sus abogados dicen que trabajaba en una compañía de transportes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios