Las pruebas incriminan a Manning y la defensa pide no más de 30 años

  • Termina la vista preliminar contra el soldado, único acusado por las filtraciones de Wikileaks.

Comentarios 2

La vista preliminar sobre el soldado Bradley Manning y su papel en la mayor filtración de datos reservados de la historia de EEUU concluyó con sólidas pruebas en su contra y la petición de la defensa que no se solicite una pena mayor de 30 años. Bradley Manning se enfrentó con la misma compostura de las últimas seis jornadas de audiencia a los alegatos de su abogado defensor, David Coombs, y del representante de la acusación por parte del Gobierno estadounidense, un metódico y técnico capitán Ashden Fein.

Coombs criticó la intención de la Fiscalía de "acusar en exceso" a Manning por "ayuda al enemigo" para que así cumpla una pena de cárcel de por vida. Si se rechazara ese cargo, la condena a Manning no superaría los 30 años, algo que la defensa consideró "más que suficiente". "Hace 30 años EEUU estaba ayudando a Sadam Hussein en un conflicto con Irán, EEUU comenzó un conflicto con Rusia en Afganistán. Hace 30 años mi cliente ni siquiera había nacido", aseveró. Coombs argumentó que las revelaciones de Wikileaks no han comprometido grandes secretos de Estado ni han causado daño. "Los cielos no se cayeron, no se caen, ni se caerán" por las filtraciones.

Por su parte la acusación, que desgranó las pruebas que han mostrado desde el viernes, recordó que Manning era un analista competente, que sabía que al facilitar más de 700.000 documentos clasificados a Wikileaks el enemigo podría bucear en internet y servirse de ellos, como en el caso de Al Qaeda. Para la acusación "existen pruebas abrumadoras" de que Manning recopiló documentos clasificados, los grabó en discos, los pasó a su ordenador personal y los filtró "de manera deliberada, indiscriminada y continua" a la red de Wikileaks. Fein mostró los extractos de chats que supuestamente mantuvieron Manning y Julian Assange, fundador de Wikileaks, en los que se confirma el envío de documentos, al tiempo que recordó que los análisis periciales informáticos apoyan esa teoría.

Manning, que firmó hasta siete acuerdos de confidencialidad antes de ser puesto al cargo de análisis de inteligencia en Iraq, era consciente de la importancia de que la información que filtró, como los más de 250.000 cables diplomáticos, era sensible para la seguridad nacional, indicó Fein. En opinión de Coombs, Manning era un joven idealista que pensaba cambiar el mundo, que "cuando oye a su presidente (Obama) decir que 'Sí, se puede' lo cree" y añadió que la historia lo juzgará como un hombre que quiso revelar acciones injustas al mundo.

Coombs recordó que durante la vista se ha demostrado que en la unidad de Manning en Iraq no se cumplían los estándares de seguridad sobre manejo de información clasificada y que los superiores del soldado ignoraron repetidamente su estado mental y sus "problemas de identidad sexual". La defensa leyó un email de Manning enviado a su superior Paul Adkins en el que se sincera y confiesa sus "dolores y confusiones" a que su superior ignoró incluso tras varios incidentes durante su despliegue cerca de Bagdad entre noviembre de 2009 y mayo de 2010. "Es la falta de respuesta de los militares lo que también es una bofetada en la cara de la justicia", añadió la defensa que ha presentado pruebas de los dudas de Manning sobre su sexualidad, que le llevaron a crear un alter ego femenino en internet, Breanna Manning.

La defensa se agarra a esos argumentos como atenuantes ante el más que probable comienzo de un juicio militar, algo que decidirá otro estamento castrense tras analizar las recomendaciones del presidente de esta vista, Paul Almanza, que tiene hasta el 16 de enero para hacer públicas sus conclusiones. La repleta sala de vistas de la base de Fort Meade, al noreste de Washington, asistió con la respiración contenida a está condensada sesión de cierre a la que asistió Jennifer Robinson, abogada de Assange.

Robinson, que ha lamentado no tener un mayor acceso durante la vista, dijo que la gran cantidad de años a los que se enfrenta Manning tienen la intención de presionar al soldado para que "busque un acuerdo a cambio de implicar a Julian Assange". "Lo visto aquí confirma que el Gobierno estadounidense intenta procesar a Julian Assange y Wikileaks", algo que en su opinión es un ataque contra la libertad y el periodismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios