Se recrudece la violencia en Kenia tras el asesinato de un diputado de la oposición

  • Mugabe Were fue abatido a tiros por dos hombres en la puerta de su domicilio

La violencia estalló ayer nuevamente en Kenia a raíz del asesinato de un diputado de la oposición, que desató furiosas protestas sobre todo en la ciudad de Naivasha, en el oeste del país africano, y en el barrio marginal de Kibera, en Nairobi.

En Kibera, miembros de grupos étnicos rivales se enfrentaron entre ellos, levantaron barricadas con neumáticos ardiendo e incendiaron automóviles. En Naivasha, unos 80 kilómetros al oeste de Nairobi, soldados efectuaron disparos de advertencia desde helicópteros militares cuando jóvenes estaban bloqueando carreteras e incendiando casas y comercios, relató un testigo.

El diputado opositor Mugabe Were fue asesinado a tiros por dos hombres ayer cuando estaba esperando que su guardia de seguridad abriese la puerta de su casa en Nairobi, según informó la cadena británica BBC.

Una multitud de dolientes y periodistas que se había congregado frente a la casa del diputado asesinado fue dispersada por la Policía con gases lacrimógenos.

El portavoz de la opositora Movimiento Democrático Naranja, Salim Lone, calificó el crimen como un "asesinato político" y señaló que éste "forma parte de la violencia que ha devastado el país desde las elecciones".

Unas 800 personas han muerto y otras 250.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares desde que estalló la violencia interétnica tras los comicios, en los que resultó reelegido el presidente Mwai Kibaki.

El asesinato de Were se produjo pocas horas antes de la apertura de negociaciones oficiales entre el líder opositor, Raila Odinga, y el presidente Kibaki, para buscar una salida a la crisis bajo la mediación del ex secretario general de la ONU Kofi Annan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios