La reelección de Orban en Hungría pone trabas a las relaciones en la UE

  • "Las cosas no pueden seguir así", argumenta el primer ministro sobre la política de refugiados

El primer ministro de Hungría, el nacionalista Viktor Orban, fortalecido tras lograr el domingo una victoria aplastante, con el 48,9% de los votos, en las elecciones legislativas, advirtió a la Unión Europea que "las cosas no pueden seguir así". "No nos enfrentamos a Europa. Queremos una UE exitosa y fuerte, pero para ello debemos decir todo lo que nos atormenta", declaró Orban a Echo Tv.

Para el jefe de Gobierno, el resultado de los comicios ha dejado claro "a toda Europa que las cosas no pueden seguir así". El primer ministro aludía a sus reiteradas críticas a la Comisión Europea por supuestamente favorecer la inmigración musulmana, así como a otras posturas que mantienen tensas las relaciones de Budapest con Bruselas.

La Oficina Nacional Electoral confirmó ayer, tras el escrutinio del 98% de los votos, el triunfo del Fidesz con el 48,9% de los sufragios. En segundo lugar quedó el ultraderechista Jobbik de Gabor Vona, con el 20%, seguido de la coalición izquierdista liderada por Gergely Karacsony y formada por los socialdemócratas y el partido Diálogo, con el 12%.

Orban no sólo obtuvo el tercer mandato consecutivo al que aspiraba, sino que logró más de cuatro puntos porcentuales por encima del apoyo recibido en los comicios anteriores, celebrados en 2014 (44,46%), y muy probablemente su formación recuperará la mayoría de dos tercios de los escaños del Parlamento.

Su rotunda victoria en las legislativas, con la extrema derecha como segunda fuerza, complica las relaciones dentro de una UE en vías de refundación, en particular en relación con la gestión de los flujos migratorios. "Haber gestionado la crisis de refugiados no es lo mismo que encontrar el conjunto de medidas (...) que nos permita hacer frente a las dificultades migratorias sobre una base permanente", declaró ayer el portavoz jefe de la Comisión Europea, Margaritis Schinas.

El portavoz del Ejecutivo comunitario señaló que la UE necesita "un acuerdo rápido, preferiblemente en torno al Consejo Europeo de junio". Orban, que en 2015 construyó una valla en la frontera húngara para impedir la entrada de demandantes de asilo, fabricó su nuevo éxito electoral alrededor de un discurso alarmista contra la inmigración.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, felicitó a Orban y le reclamó "un papel constructivo en mantener nuestra unidad en la UE".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios