La retirada de los guerrilleros del PKK alienta el proceso de paz con Turquía

  • El jefe militar del grupo armado asegura que se trasladarán a sus bases en el norte de Iraq a partir del 8 de mayo Advierte que el repliegue se suspenderá si son atacados

El grupo armado kurdo PKK anunció ayer que sus guerrilleros abandonarán el territorio turco a partir del 8 de mayo, un paso decisivo dentro del incipiente proceso de paz con Turquía que ya se tradujo en un alto el fuego en marzo pasado.

Los alrededor de 3.000 milicianos del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lucha contra el Estado turco desde 1984, se trasladarán desde Turquía al norte de Iraq, desde donde hizo ayer ese anuncio su jefe militar, Murat Karayilan.

"Nuestro objetivo es que la retirada se complete en el menor plazo de tiempo posible. El movimiento de los guerrilleros será discreto y disciplinado. Se hará de forma gradual y en grupos", explicó el líder guerrillero en una declaración desde los abruptos montes Kandil. Los guerrilleros kurdos portarán sus armas durante la retirada y responderán si son atacados, de forma que Karayilan advirtió al Ejército turco que evite las "provocaciones".

"Si cualquier tipo de ataque u operación se lleva a cabo durante la retirada, vamos a defendernos", subrayó.

Desde que el PKK comenzó la lucha armada en 1984 ha declarado ocho treguas y en 1999 organizó también una retirada de sus combatientes de suelo turco, aunque entonces no se produjo en el marco de un diálogo de paz.

La decisión de la retirada se produce como resultado de las conversaciones que desde hace unos seis meses mantienen el encarcelado líder y fundador del PKK, Abdullah Ocalan, y responsables turcos de inteligencia.

La decisión del PKK sigue al llamamiento de Ocalan en las celebraciones del año nuevo kurdo, el pasado 21 de marzo, para que detuvieran las hostilidades y sus combatientes se marcharan a los montes Kandil, donde se encuentra el cuartel general del grupo y donde hay otros varios miles de guerrilleros.

La salida del PKK de Turquía ha sido recibida con alegría por la gran mayoría de la población del país, con la excepción de grupos nacionalistas turcos, ya que puede significar la antesala de una paz después de tres décadas de enfrentamientos que han causado unos 45.000 muertos.

El propio Karayilan destacó que la retirada de los guerrilleros kurdos eleva los contactos entre Ocalan y los negociadores turcos a una nueva etapa. Según el líder militar del PKK, la salida de suelo turco sería el primer paso del proceso para solucionar el conflicto.

En la segunda etapa se espera que el Gobierno turco reforme la Constitución del país eurasiático para dar cabida a algunos derechos kurdos, especialmente la lengua y la cultura.

Y la tercera y última etapa sería -según Karayilan- la "normalización" con una Turquía democrática en la que "todos", también el encarcelado a perpetuidad Ocalan, disfrutarán de "libertad".

Sólo entonces la guerrilla, considerada como grupo terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea, dejaría de forma definitiva las armas.

Hasta ahora, el Gobierno turco había solicitado que los milicianos del PKK dejaran sus armas antes de abandonar el país.

La salida de los guerrilleros, en grupos pequeños, estaría supervisada por agentes de los servicios de inteligencia turcos y en el lado iraquí por el gobierno regional kurdo, aseguran los medios de comunicación turcos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios