Los socialistas franceses destierran el término "revolución" de su ideario

  • El Partido Socialista de Francia renueva su declaración de principios y elimina la "lucha de clases" para declararse "reformista en una economía de mercado regulada por el poder público y los agentes sociales"

El Partido Socialista francés ha elaborado una nueva 'Declaración de principios' que sentará las bases de la renovación del socialismo francés en el Congreso Nacional del próximo mes de noviembre en la que destierra de su ideario el objetivo "revolucionario" y apuesta por el "humanismo socialista".

Tampoco se hace ya referencia a la "lucha de clases" y el partido se define como "reformista" en "una economía de mercado regulada por el poder público y los agentes sociales". Es la quinta vez en algo más de un siglo que los socialistas galos redefinen su identidad. Lo hicieron por primera vez en 1905 y luego en 1946, 1969 y 1990.

La nueva Declaración, redactada por consenso, recoge todas las sensibilidades del partido y tendrá que ser aprobada el próximo 14 de junio por la Convención Nacional después de haber recibido el visto bueno de las federaciones, que aportarán sólo algunos retoques.

El PS se define "anclado en el mundo del trabajo" y afirma su voluntad de expresar el "interés general del pueblo francés". También reafirma su naturaleza "reformista" al tiempo que se erige en defensor de un proyecto de "transformación social radical".

Entre los artículos de la Declaración que tienen su importancia, el que abre la puerta a ampliar su estrategia de alianzas al mostrarse dispuesto a unir no sólo a todas las fuerzas de izquierda sino "a todas las culturas de la izquierda". La conservación del planeta entra a formar parte del ideario, una sensibilidad medioambiental que se confirma mediante el reconocimiento de "un modelo de desarrollo sostenible" y la defensa del "principio de precaución".

"Los socialistas son partidarios de una economía social y ecológica de mercado", reza el texto, recogiendo una expresión inspirada por los partidarios de Laurent Fabius. Para incluir también la corriente de Dominique Strauss-Khan, se habla de la obligación de favorecer un "sector privado dinámico". Partido "descentralizador", el socialismo francés insiste en "la calidad del empleo" y en una "remuneración justa" así como una "promoción profesional y social".

La Declaración toma prestado de los socialdemócratas alemanes el concepto de 'Estado social' que le ha llevado a sugerir, con toda suerte de precauciones, la reforma del Estado del bienestar. "La regulación es uno de los principales papeles del Estado para conciliar la economía de mercado, la democracia y la cohesión social".

La "democracia participativa" que promueve Ségolène Royal se menciona entre los medios para lograr "la deliberación y las decisiones colectivas". En línea con los trabajos de los llamados 'foros de renovación', los socialistas rechazan hablar de la nación como "una yuxtaposición de comunidades" y la definen como "un contrato entre ciudadanos libres y responsables".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios