Las aguas territoriales de Somalia se convierten en propiedad de los piratas

  • Durante el primer semestre de 2008 hubo al menos 24 ataques · En contraste con la miseria del país, los expertos estiman que esta actividad genera ingresos por más de 30 millones de dólares anuales

Comentarios 3

Los piratas que abordan los barcos extranjeros en el golfo de Adén exhiben una salud financiera rayana en la insolencia y practican con arte la redistribución de los rescates, en una Somalia dejada a su suerte, sumergida en la desesperación y el hambre.

Abdi Garad, que dice ser el jefe de uno de los principales grupos de piratas que surcan las aguas de esta ruta marítima, crucial para el comercio mundial, describe sin remordimientos como ha mejorado la piratería su nivel de vida.

"Disfrutamos de la vida gracias al dinero de los rescates", explica sin rodeos desde un lugar secreto de la región semiautónoma de Puntland, en el norte de Somalia.

Abdi Garad se enorgullece de poseer un cómodo apartamento, dos todoterrenos, tres teléfonos móviles, uno vía satélite y un ordenador portátil. Por si fuera poco, tomó otras dos esposas que conviven con la primera, a quien conoció al comienzo de su carrera de pirata.

De hecho los habitantes de Garowe (Puntland) contaron que habían aumentado de forma espectacular las bodas suntuosas desde que proliferan los secuestros de navíos.

Según la Oficina Marítima Internacional (OMI), hubo al menos 24 ataques de piratas en aguas somalíes durante el primer semestre de 2008.

Los expertos estiman que la piratería ha generado hasta 30 millones de dólares de ingresos en lo que va de año.

"Es sólo un negocio para nosotros (...), una profesión. Recorro el océano desde hace tiempo, no para pescar sino para apresar barcos en nuestras aguas territoriales, que nadie vigila salvo nosotros", aseguró.

"Nosotros defendemos nuestras aguas de los extranjeros que vierten en ellas sus desechos tóxicos y saquean nuestros recursos. Un día deberíamos ser recompensados por nuestros esfuerzos", estima el pirata.

Aunque pocos pueblos costeros de Puntland consideran a los piratas como guardacostas benévolos que actúan por el bien común, respetan a estos nuevos hacendados y su dinero.

"Tienen mucho dinero y pueden comprarlo todo sin reparar en gastos", justifica Mohammed Abdi, un comerciante del principal puerto de Puntland, Bosasso. "Les damos material, medicamentos, comida, fuel y ropa cuando parten a cazar navíos y una vez cobran el rescate nos pagan"

Según Bile Mohamoud Qabowsade, uno de los asesores del presidente de Puntland, los piratas consiguieron tejer una red informal que les proporciona apoyo logístico y político en tierra firme.

Jama Ahmed, otro pirata instalado en Harardhere, afirma que los piratas cobran "indemnizaciones" a los barcos extranjeros, motivo por el que luego reparten el botín entre la población.

Los piratas suelen dirigirse a restaurantes o hoteles caros haciendo alarde de su riqueza, lo que ha suscitado que varios profesores de Bosasso dejaran las aulas para ser "contratados" por los piratas como intérpretes y ganar así en unos días el equivalente a su salario anual.

Las aguas de Somalia, país del cuerno de África, sin poder central desde hace más de 17 años, son consideradas las más peligrosas del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios