El terrorista de Orlando amenazó con poner explosivos a cuatro rehenes

La escala de los desplazamientos forzados superó cualquier récord en 2015, cuando los que abandonaron sus hogares forzados por los conflictos y la persecución llegaron a 65,3 millones de personas, de los cuales la mitad fueron niños. Esa cifra representa un 10% adicional a los 59,5 millones reportados un año antes.

Contrariamente a la percepción general en los países industrializados, alimentada por la crisis de refugiados en Europa, el 90% de los desplazados se encuentran en países pobres o de renta media, según el informe anual de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) divulgado ayer. Los cinco países que más refugiados han recibido son Turquía (2,5 millones), Pakistán (1,6 millones), el Líbano (1,1 millones), Irán (949.400), Etiopía (736.100) y Jordania (664,100).

Con una situación que se degrada año a año en cuanto a desplazamientos forzados, el aumento registrado el año pasado superó las peores proyecciones, ya que si hace apenas 10 años se hablaba de seis desplazados cada minuto, ahora se trata de 24.

El autor de la matanza de Orlando del pasado 12 de junio, Omar Seddique Mateen, amenazó con poner explosivos en cuatro personas que tenía retenidas en la discoteca Pulse, según transcripciones de las conversaciones telefónicas que mantuvo con la Policía difundidas ayer.

El Buró Federal de Investigación (FBI) informó de que, mientras algunas personas eran liberadas por un agujero abierto en un camerino de la discoteca al retirar un aparato de aire acondicionado, Mateen dijo a las personas que tenía retenidas que iba a poner "cuatro chalecos con bombas" a rehenes en 15 minutos.

Las tres conversaciones entre los negociadores de la Policía de Orlando y el autor de la masacre aquella noche duraron en total 28 minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios