El tesorero de la campaña electoral de Hollande invirtió en las islas Caimán

  • El escándalo enreda aún más la situación del presidente, muy tocado tras la confesión de Cahuzac

Tras el escándalo por evasión fiscal en que se vio inmerso el ex ministro de Presupuesto de Francia Jérôme Cahuzac, que presentó su dimisión, nuevas informaciones apuntan ahora al tesorero de campaña del actual presidente François Hollande, a quien se atribuyen negocios financieros dudosos.

Según publicó ayer el diario Le Monde, Jean-Jacques Augier posee participaciones en dos empresas en las islas Caimán, un paraíso fiscal conocido como la Suiza del Caribe, a través de su holding Eurane. Tras el caso Cahuzac, Hollande declaró la lucha a la evasión fiscal en el país y el miércoles anunció una ley que obligará a parlamentarios y políticos a hacer públicos sus ingresos y bienes.

Además, quiere que los políticos que hayan sido condenados por corrupción no puedan volver a ocupar puestos oficiales. En una primera reacción, Augier señaló que su inversión en las Caimán es totalmente legal, ya que la hizo a través de una sociedad que administra sus negocios en China.

Aseguró que no tiene ni una cuenta propia en las isla y que tampoco invirtió dinero personalmente. Augier era el responsable de las finanzas del equipo electoral de Hollande y es considerado un hombre cercano al socialista.

Hollande se ha visto presionado por estos casos, ya que Cahuzac siguió durante en el cargo tras conocerse su cuenta secreta antes de dimitir. Al principio negó su existencia, pero el martes lo reconoció por primera vez públicamente.

Hollande ha perdido tres puntos de popularidad en el último mes y su cota se sitúa en el 27%, el nivel más bajo alcanzado nunca por un presidente francés solo once meses después de su llegada al Palacio del Elíseo.

El sondeo, publicado ayer por Le Figaro Magazine, fue elaborado por el instituto demoscópico TNS Sofres entre los pasados 27 y 30 de marzo, antes de que Cahuzac fuera imputado por fraude fiscal.

La encuesta refleja que el 70 % de los franceses no confía en su jefe de Estado para hacer frente a los desafíos de Francia. El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, registra aún peores resultados con una cota de popularidad del 25%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios