Otro testigo vincula a un enemigo de Rousseff con sobornos

Un nuevo testigo que colabora con la Justicia confirmó ante el Consejo de Ética de la Cámara Baja de Brasil que el presidente de los Diputados, Eduardo Cunha, recibió sobornos por intermediar contratos amañados con la petrolera estatal Petrobras. El nuevo testimonio fue ofrecido por Fernando Soares, en prisión por su responsabilidad en el gigantesco escándalo de corrupción de la petrolera y que aceptó colaborar con la Justicia y delatar a sus cómplices a cambio de reducción de sus condenas.

Soares dijo que le entregó a Cunha más de 3,5 millones de euros en diferentes encuentros entre 2011 y 2012 como parte de sobornos por un contrato amañado en Petrobras y que se reunió al menos 10 veces con el presidente de la Cámara de Diputados tanto en su despacho en el Congreso en Brasilia como en su residencia en Río de Janeiro.

Según la Fiscalía, Soares era el encargado de pagar sobornos de desvíos en Petrobras a dirigentes del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la mayor fuerza política del país y a la que pertenecen Cunha y el vicepresidente brasileño, Michel Temer.

El testigo es también el cuarto delator que ha confirmado el pago de los sobornos al presidente de los Diputados, principal patrocinador del proceso de impeachment contra la presidenta del país, Dilma Rousseff.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios