La ex fiscal venezolana amplía la denuncia contra Maduro en La Haya por la muerte de Óscar Pérez

La ex fiscal de Venezuela Luisa Ortega Díaz acudió ayer a la Corte Penal Internacional (CPI) para ampliar la denuncia que presentó en noviembre y acusó al presidente de su país, Nicolás Maduro, y a dos altos funcionarios del Gobierno de "masacrar" al grupo del antiguo policía Óscar Pérez.

Ortega se reunió durante casi dos horas con personal de la CPI y llevó pruebas que demostrarían que tanto el ex agente Pérez como sus compañeros, muertos en enero, "estaban rendidos" y habían "negociado su entrega", dijo. En este contexto explicó que, conforme al artículo 18 de la Ley de La Fuerza Armada, sólo el presidente de Venezuela puede "movilizar al Comando Estratégico Operacional (CEO), con el fin de realizar una operación como ésta".

Ortega también apuntó como corresponsables de esa operación al jefe del CEO, Remigio Ceballos Ichaso, y al director de la Policía Nacional, Carlos Pérez Ampueda, a quienes pidió que sean procesados por crímenes de lesa humanidad junto a Maduro.

Esta denuncia devuelve a la escena el caso de Pérez, quien se dio a conocer en julio de 2017 cuando, en medio de las protestas antigubernamentales que dejaron más de cien muertos en Venezuela, lanzó varias granadas desde un helicóptero de la Policía Científica contra el Tribunal Supremo y, junto a algunos militares, se rebeló contra Maduro. El 15 de enero, los servicios de Inteligencia venezolanos encontraron a Pérez y a su grupo escondidos en una casa al oeste de Caracas.

Por su parte, el vicepresidente venezolano, Tareck el Aissami, pidió ayer a la Justicia del país solicitar una orden de captura internacional contra Ortega, a la que acusa de planear, junto a la oposición y a gobiernos extranjeros, un golpe de Estado contra Maduro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios