Las alarmas por la violencia se disparan en Brasil tras el tiroteo a la caravana de Lula

  • La comitiva del ex presidente, a punto de entrar en prisión, recibió tres tiros en el sur del país

Un ataque con armas de fuego contra una comitiva en la que viajaba el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva disparó ayer el temor a la violencia política en Brasil, en un incidente ocurrido pocos días después de que una popular concejal de Río de Janeiro fuera asesinada a tiros en la calle.

El incidente relacionado con Lula, favorito para las elecciones presidenciales de octubre y pese a ello a punto de entrar en prisión, se saldó sin mayores consecuencias, pero volvió a sacudir a un país aún conmocionado por el asesinato de Marielle Franco.

La ex mandataria Rousseff recordó la dictadura militar al hablar del ataque a Lula

Dos autobuses de la caravana proselitista de Lula fueron alcanzados por hasta tres disparos mientras recorría el sur de Brasil, una región tradicionalmente conservadora. Nadie resultó herido. "Lamento lo que ocurrió con la caravana del ex presidente Lula", dijo ayer el actual mandatario, Michel Temer. "Desde que asumí el Gobierno vengo diciendo que necesitamos reunificar a los brasileños". El gobernador de Sao Paulo y líder del centrista PSDB, Geraldo Alckmin, también se mostró consternado. "Toda forma de violencia tiene que ser condenada", escribió Alckmin, quien aspira también a ser candidato presidencial el 7 de octubre. "El papel de los hombres públicos es pregonar la paz y la unión entre los brasileños. El país está cansado de la división", agregó.

El PT de Lula utiliza desde hace meses una retórica que a muchos observadores les parece excesiva cuando habla de Temer y de los círculos conservadores en el poder, a los que acusa de dar un "golpe" con la controvertida destitución de Dilma Rousseff en 2016. La ex presidenta y antigua líder del PT tildó esta semana como "fascistas" a sus adversarios políticos y el martes recordó los tiempos de la dictadura militar (1964-1985) al hablar de los incidentes ocurridos durante el viaje de Lula.

El caso del ex jefe de Estado divide profundamente a la sociedad brasileña desde hace meses. Muchos votantes quieren ver al ex presidente entre rejas por sus escándalos de corrupción; al mismo tiempo, es favorito en las encuestas con un 36% de los apoyos.

Lula es el acusado más famoso de Lava Jato, causa que investiga desde 2014 un enorme entramado de corrupción política en torno a la petrolera estatal Petrobras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios