Adriano lleva su imperio hasta el Museo Británico

  • Londres acoge la mayor muestra reunida sobre el emperador

Conocido por la muralla con su nombre que hizo construir para contener a los bárbaros escoceses, el emperador romano Adriano pasa por un poeta pacifista, pero la exposición única que acoge desde el jueves el Museo Británico revela otra faceta, la de un comandante brutal y sin piedad.

La muestra, que lleva por título Adriano: Imperio y Conflicto, está dividida en áreas temáticas que reflejan la vida del emperador desde que sucediera a Trajano en el 117 d.C. hasta su muerte en el año 138.

Un enorme busto en mármol del líder romano, encontrado en la localidad turca de Saglassos, recibe al visitante a la entrada. La sala escogida para exponer los 180 objetos llegados de todas partes de Europa ha sido la Sala de lecturas del Museo Británico, debido al parecido que este recinto guarda con el edificio más emblemático que construyera el emperador Adriano, el Panteón de Roma.

Muchas de las piezas que se encuentran expuestas en el museo londinense, como un busto del emperador, provienen del Museo Arqueológico de Sevilla, zona en la que pasó su juventud. Más concretamente, el militar romano vivió durante sus años de formación en Itálica, la ciudad de recreo que fundaran los romanos en la actual Santiponce para los veteranos de la guerra contra los cartagineses en tierras hispanas.

Todos los aspectos de su vida quedan expuestos en el Museo Británico. Desde las ánforas en las que Adriano transportaba el aceite de la Bética a Roma, hasta las piezas que describen la destrucción del templo de Jerusalén, y que por primera vez salen de Israel. Además, una parte de la muestra alberga las piezas referidas al amante del emperador, el griego Antinoo.

La exposición consagra una amplia parte a su herencia arquitectónica. "Construyó algo en casi todas las ciudades", afirma La Historia Augusta, biografía del imperio escrita hacia el año 500. Dos impresionantes maquetas muestran, por ejemplo, el Panteón de Roma y "la mayor villa romana conocida" (900 habitaciones), que Adriano mandó construir cerca de Tivoli, en la región de Roma.

"La exposición no viajará", advierte el conservador del museo, Thornsten Opper, ya que ciertos objetos mostrados son "muy frágiles". "Tres meses, es realmente todo lo que tenemos", afirma.

Pero, tras el 26 de octubre y el cierre de la exposición, la popularidad que rodea actualmente a Adriano no desaparecerá. El británico John Boorman rueda en estos momentos una adaptación de la novela de Marguerite Yourcenar Memorias de Adriano, con el actor español Antonio Banderas en el papel principal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios