Ardor brahmsiano

5º de abono. Solista: Lars Vogt, piano. Director: Michael Schonwandt. Programa: Obras de Sibelius, Nielsen y Brahms. Lugar: Teatro de la Maestranza. Fecha: Jueves 8 de diciembre. Aforo: Tres cuartos de entrada.

En sus anteriores visitas a la ciudad, el pianista alemán Lars Vogt (Düren, 1970) había concitado más dudas que entusiasmos, pero su Brahms conquistó de forma general al público del Maestranza. Su visión de esa obra maestra que es el Concierto nº1 en re menor del genial hamburgués resultó intensamente dramática, volcada en profundizar en los pasajes más heroicos y ardorosos, como mostró desde su misma entrada, levantando la introducción algo lenta y desvaída, sin tensión, que había planteado el director Michael Schonwandt (Copenhague, 1953).

El maestro danés es también un habitual del podio de la ROSS y esta vez se desquitó de su mediocre Beethoven del año anterior, con un repertorio que sin duda le va mejor. Aunque en el primer movimiento de Brahms le costó unos minutos conectar con el concepto vibrante del pianista, cuando lo logró los dos sirvieron cuarenta y cinco minutos de gran música, hecha de fuerza y vigor, pero sin perder la cara al lirismo de los momentos más intimistas (esa belleza arrasadora del tema principal del Adagio).

En la primera parte de su actuación, Schonwandt había dejado claro por qué Sibelius es uno de los grandes sinfonistas del siglo XX: su deliciosa suite Karelia se apoyó en un fraseo elegante y un tono siempre comedido, sin contrastes chirriantes, que al final alcanzó una especial gracia aérea. Menos conocido entre nosotros es el danés Carl Nielsen, cuyas seis sinfonías le reservan un puesto de honor entre los músicos nórdicos. La , la dedicada a Los cuatro temperamentos, sonó equilibrada y redonda, clara y profunda, bien controlada la ROSS en sus expansiones dinámicas y flexible en el fraseo. En mi opinión, el mejor concierto de abono del curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios