Ardor romántico en tres texturas

Ciclo de Música de Cámara de Cajasol. Componentes: I. van Keulen, violín; L. Power. viola; K. Gould, violonchelo. Invitados: A. Madzar, piano; B. Nabarro, violín. Programa: Trío de cuerdas Op.9 nº3 de Beethoven; Cuarteto con piano Op.47 y Quinteto con piano Op.44 de Schumann. Lugar: Centro Cultural Cajasol. Fecha: Martes 23 de febrero. Aforo: Media entrada.

Vieja conocida de Sevilla, que visitó hace ya diecisiete años como solista con la ROSS, y también del ciclo de Cajasol, en el que estuvo, acompañada por Kathryn Stott hace poco más de un lustro, la violinista holandesa Isabelle van Keulen regresó a la ciudad, esta vez con sus dos compañeros del Trío de cuerdas Leopold en un programa en el que las texturas cambiaron por adicción de instrumentos: un piano para el Cuarteto y después un segundo violín para el Quinteto, ambas piezas del Schumann al que tanto se homenajea en Sevilla en este 2010.

Versiones ardorosamente románticas, aunque el nivel de convicción fue decreciendo con los minutos. El inicio con Beethoven resultó de un encendido dramatismo, logrado mediante acentuaciones y articulaciones muy marcadas. Un Beethoven afilado y agresivo, fiero e intenso.

En el Cuarteto, la participación del pianista Alexander Madzar no redujo en absoluto la pujanza del discurso ni la de un equilibrio notable, que se rompió en un Quinteto tocado con algunas brusquedades, dinámicas siempre excesivas y ocasionales pérdidas de la transparencia de los planos.

La crisis no justifica un programa de mano en el que no aparecen los movimientos de las obras y en el que para encontrar los nombres de los miembros del Trío hay que recurrir al currículo. Mal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios