Arte y Gestión subastará el próximo día 20 un cuadro de Alonso Cano

  • La empresa sevillana sacará a puja 503 lotes de pintura, joyas y grabados estimados en más de 1.650.000 euros · Los responsables de Cajasol defienden el coleccionismo como un "valor refugio en tiempos de crisis"

Arte, Información y Gestión (AIG), la empresa filial de Cajasol, celebrará el jueves de la próxima semana, día 20, su tradicional subasta de arte. Con un precio de salida de 95.000 euros, Cristo Eucarístico, un lienzo de pequeño tamaño de Alonso Cano (1601-1667), autor granadino no muy habitual en el mercado, es la pieza más interesante de un catálogo "muy digno" que incluye 503 lotes de joyas, pinturas, grabados y algunas tallas. El valor de las piezas alcanza un montante global de más de 1.650.000 euros.

En cualquier circunstancia, explica Carmen Aranguren, directora de AIG, "vender un 50% de los lotes sería ya un éxito". Según Aranguren, "en tiempos de crisis el arte es un valor refugio". El coleccionismo, coincide Fernando Faces, presidente de la empresa, "se ha consolidado como una inversión segura y a largo plazo". Además -completó la primera- la coyuntura actual ha propiciado que muchas piezas, antes en manos de particulares, hayan salido al mercado; una posibilidad que no se hubiera presentado de no haberse producido el terremoto financiero fruto del prolongado desbarajuste generalizado.

"Es verdad que el coleccionista medio de Arte y Gestión ha solido optar por el arte del siglo XIX, pero últimamente el gusto se está decantando también hacia el siglo XX", dice Aranguren, que invita a los nuevos coleccionistas y a los jóvenes a no asustarse de los precios, ya que los hay, dice, "asequibles". Por ejemplo, un grabado de Isabel Villar inspirado en Alicia en el País de las Maravillas, la pieza más barata de todas, que saldrá a puja por 60 euros; o una obra de cinta adhesiva sobre papel del sevillano Jesús Palomino (1969), artista seleccionado para la presente Bienal de Arte Contemporáneo de la ciudad, que cuesta de salida 500 euros. Para hacerse con la obra más cara de los lotes, no mucho más que la de Alonso Cano, habrá que pagar como mínimo 100.000 euros. Se trata de un cuadro anónimo titulado Vista de Sevilla, procedente de la colección del deán López Cepero y enmarcado en la escuela sevillana de finales del XVII. Parte de su gran valor de mercado reside, explica la directora de AIG, en la escasez de representaciones de la capital andaluza en la época barroca.

Todas las obras se exponen desde ayer en el Centro Cultural Cajasol. Otros trabajos destacados son, según destacó Carmen Aranguren, La Virgen del Rosario con Santo Domingo y Santa Catalina (35.000 euros), de Lucas Valdés, "una de las pinturas más destacadas" del hijo del maestro del Barroco español Valdés Leal; Plaza de San Pedro, Roma (30.000 euros), un óleo de Gustavo Bacarisas; y curiosidades como una copia de Gonzalo Bilbao de La familia de Carlos VI de Goya(12.000 euros), fechado en 1916 y realizado seguramente durante su etapa de estudiante, o una serie de estudios (de 1.800 a 5.000 euros) de José Manuel Capuletti para su proyecto Cena del cante jondo (inspirado en La última cena), en el que aparecen, entre otros, Antonio Mairena y Moraíto de Jerez.

En el apartado contemporáneo, el catálogo incluye también piezas de Joan Miró, el dramaturgo Miguel Romero Esteo, Pepe Espaliú, Guillermo Pérez Villalta, Eva Lootz y Rolando Campos, entre otros nombres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios