Atmósfera impresionista

XIII Noches en los Jardines del Real Alcázar. Componentes: Juan Ronda Molina, flauta travesera; Jerome Ireland, viola; Daniela Iolkicheva, arpa. Programa: 'Del Clasicismo al Impresionismo' (obras de Dussek, Bizet, Ravel y Debussy). Lugar: Jardines del Alcázar. Fecha: Viernes 13 de julio. Aforo: Casi lleno.

Uno de los principales puntales de la programación que Miguel Ángel González prepara cada año con mimo para el Festival del Alcázar es el de los grupos formados por miembros de la ROSS. Los profesores de la Sinfónica garantizan calidad a coste asumible y permiten combinaciones instrumentales que no siempre son habituales en los grupos estables. Por ejemplo, la de flauta, arpa y viola, para la que no existe un repertorio precisamente extenso. Su constitución se justifica en cualquier caso por la Sonata de Debussy, una de las más hermosas obras camerísticas jamás escritas.

Debussy, el antiformalista, escribió al final de su vida tres obras recurriendo a la venerable forma de la sonata (el proyecto original era de seis, pero la muerte nos negó otras tres), aunque el uso que el francés hace de la sonata es desde luego muy particular. La de flauta, viola y arpa es la segunda de la serie y el Trío Apsara la ofreció como cierre de su recital del viernes. La asociación de estos tres instrumentos, de sonoridades tenues y colores mates, sirve a Debussy para una música de atmósfera entre melancólica y sensual (esa flauta en el trío del minueto del segundo movimiento o el luminoso final), y fue en conseguir esa fusión entre la luz y la sombra, entre expansión y nostalgia, entre vaporosidad y firmeza en la que Ronda, Ireland e Iolkicheva centraron su interpretación, cuidadosa con los detalles, las transiciones y la transparencia (acaso la viola un poco en segundo plano, ¿efecto de la amplificación?).

Un final gozoso para un recital que se abrió con un arreglo de una Sonata de Dussek, en la que, más allá de su contenido algo prosaico, la arpista búlgara mostró su excelente técnica y la belleza y nitidez de su sonido, y que siguió con algunos hits clásicos (entreacto de Carmen, Vocalise de Ravel, Clarodeluna de Debussy) tocados con impecable empaste y sugerente levedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios