La Barroca hace su agosto

  • A partir del próximo sábado, el conjunto sevillano comienza una gira por Francia y Alemania · Los conciertos suponen una excelente oportunidad para que la orquesta se dé a conocer en los centros de difusión musical

Comentarios 5

Con un concierto en Los encuentros musicales de Vézelay, la Orquesta Barroca de Sevilla (OBS) inicia el próximo sábado su segunda gira internacional, que la llevará por tierras francesas y alemanas. El conjunto tendrá la ocasión de ofrecer cuatro conciertos divididos en dos fases: la primera, en agosto, incluye la cita de Vézelay y la del Festival Chaise-Dieu (día 24); la segunda, en septiembre, supondrá el debut del grupo hispalense en Alemania, con su actuación en la Kulturwald de Deggendorf, en Baviera (día 5) y, otra vez en Francia, la participación en el Festival Barroco de Pontoise (día 11). Entre medias, la OBS vuelve un año más a la Muestra de Música Antigua de Aracena (29 de agosto), cita que aprovechará además para grabar un disco con sinfonías de Carlos Baguer.

La gira se enmarca en el proyecto de colaboración que el conjunto sevillano mantiene desde hace dos años con el coro Arsys Bourgogne y su director, el luxemburgués Pierre Cao, quien dirigirá los cuatro conciertos, los tres de Francia con el oratorio Israel en Egipto de Haendel en programa, y el de Alemania con El Mesías, también de Haendel, una cita para la que el conjunto de Cao será sustituido por el Coro de la Max Reger Vereinigung. Entre los solistas vocales se encuentran habituales colaboradores de la orquesta, aunque también figuran algunos nuevos, como las sopranos Katherine Fuge y Mhairi Lawson o los bajos Peter Harvey y Ekkehard Abele.

De los tres festivales franceses en los que participa la OBS, el de Vézelay es el más joven, pues cumple este año su décima edición. Vézelay es un pequeño enclave de la Borgoña surgido en torno a una impresionante abadía benedictina del siglo XII, que se constituye como centro neurálgico del Festival. El edificio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979, ha sido testigo de actuaciones musicales desde antiguo, y, por sus condiciones acústicas y de aislamiento, ha servido como estudio de grabación para infinidad de artistas. Para celebrar el décimo aniversario de sus Rencontres, Vézelay propone diez conciertos en cinco días (20-24 de agosto) dedicados prioritariamente a Haendel.

Una más amplia y prestigiosa trayectoria sostiene al Festival Chaise-Dieu, que fue creado en 1966 por el pianista húngaro Georges Cziffra y hoy es uno de los más importantes de cuantos se celebran cada verano en Francia. La Chaise Dieu es también una pequeña localidad (menos de 1000 habitantes) de la región de Auvernia, justo al sur de Borgoña, una villa nacida junto a otra gran abadía benedictina medieval, que se constituye en el principal escenario de una muestra que en su edición número 43 ofrecerá 31 conciertos entre el 19 y el 30 de agosto. Tres compositores cuyas efemérides se celebran este 2009 (Haendel, Haydn y Mendelssohn) son los pivotes en torno a los cuales se articula una programación con muchos alicientes, tanto de repertorio (incluida una Sinfonía de los Mil de Mahler) como de artistas.

El Festival Barroco de Pontoise, ciudad de unos 30 mil habitantes situada en la región de la Isla de Francia, cerca de París, cumple este año su vigesimocuarta edición. La muestra se extiende por los meses de septiembre y octubre (con un añadido en diciembre), ofreciendo 18 espectáculos en catorce localizaciones diferentes, iglesias, castillos, auditorios y teatros de Pontoise y otras localidades cercanas, aunque es la Catedral de Saint-Maclou el espacio más frecuentado. Allí ofrecerá la OBS su concierto, que servirá como apertura de la muestra.

Finalmente, el Kulturwald (Cultura en el Bosque) de Deggendorf, un distrito del estado alemán de Baviera que reúne a 26 núcleos de población, ofrece 30 variadas actuaciones entre el 4 y el 13 de septiembre. Esta cita en los bosques bávaros nació hace sólo un par de años por iniciativa del barítono Thomas E. Bauer, el gestor cultural Joseph Liebl y el chef Thomas Gstettenbauer, todos naturales de la región. De las 14 sedes que acogerán eventos del certamen, la Barroca de Sevilla actuará en una modernísima sala multiusos inaugurada en enero de este mismo año, la Neue Stadtshalle, con capacidad para 4.000 espectadores.

Acosada otra vez por la incertidumbre sobre su futuro, estas dos minigiras suponen una excelente oportunidad para que la OBS se dé a conocer en espacios importantes de la producción y difusión musical de la Europa de nuestros días y deben significar también un paso adelante en la dura y cotidiana lucha del prestigioso conjunto sevillano por su supervivencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios