Bernstein y la pasión por enseñar

  • La hija del músico, Jamie Bernstein, ejercerá de narradora el día 28 en el Maestranza en un concierto didáctico que ha aliado a las principales instituciones musicales y educativas de Sevilla

A lo largo de casi tres lustros, desde 1958 hasta 1972, el compositor y director Leonard Bernstein protagonizó uno de los "programas de formación más destacados de la historia de la música", como lo recuerda John Axelrod, los Conciertos para jóvenes que retransmitió la CBS y en los que el autor de West Side Story, acompañado por la Filarmónica de Nueva York, explicaba de una forma lúdica el funcionamiento de una orquesta, analizaba conceptos a priori poco atractivos para los niños -el solfeo, el contrapunto- y festejaba la grandeza de creadores como Tchaikovsky, Brahms o Mahler, y contagiaba, con una actitud vital y extrovertida, su entusiasmo y su curiosidad, cualidades que mantendría a lo largo de su carrera. "No sólo fue un profesor", evoca Axelrod, uno de sus alumnos, "sino un estudiante devoto hasta la muerte. Su pasión por aprender es uno de los rasgos más importantes de su legado".

En el calendario de conciertos que ha convertido Sevilla en "el epicentro europeo del centenario de Bernstein", como le gusta decir al director de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), no podía faltar una mirada a esa faceta didáctica del músico. The Bernstein Beat, el concierto que se programa el 28 de abril en el Teatro de la Maestranza, ha aliado a las principales instituciones educativas de la ciudad: en él participa como solista el alumnado del VI Máster en Interpretación Orquestal -un programa de posgrado de la Universidad Internacional de Andalucía y la Fundación Barenboim-Said- junto a la Orquesta Sinfónica Conjunta, integrada por la Universidad de Sevilla y el Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo de Sevilla, y bajo la dirección de Axelrod.

La cita del día 28, además, tiene una invitada de excepción, Jaime Bernstein, la hija del homenajeado y de la pianista y actriz costarricense Felicia Montealegre, que en un español fluido ejercerá de narradora en un programa que ha escrito ella misma y que, como ya indica el título, hará hincapié en el ritmo de la obra de su progenitor. "Mi padre compuso su música para despertar a la gente, para mostrarle lo divertida que la música puede ser", asegura la descendiente, que también divulga el repertorio de Mozart o de Aaron Copland en otras propuestas similares y que en The Bernstein Beat permitiráal auditorio zapatear y moverse en la silla movido por esa poderosa energía que encierran las partituras de su familiar. "Cuando él dirigía una orquesta, solía usar todo su cuerpo para comunicar la música. ¡Incluso saltaba por los aires a veces!", cuenta Jamie Bernstein al comienzo del concierto.

Piezas representativas de la carrera del compositor como On the Town, West Side Story, Candide o su Mass (Misa) suenan en este proyecto que por primera vez se interpreta en España. En esta ocasión, se incorporan al repertorio las Danzas fantásticas op. 22 de Joaquín Turina. "The Bernstein Beat se centra en el ritmo y la danza", expone Axelrod. "Era lógico incluir esta obra, que debe estar entre las piezas clave de los jóvenes músicos de esta ciudad".

A la presentación de la segunda colaboración entre la Fundación Barenboim-Said y la Orquesta Sinfónica Conjunta, tras el concierto que ofrecieron hace dos años en el Alcázar, asistieron Muriel Páez, gerente de la Fundación Barenboim-Said, Israel Sánchez, director del Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo, Luis Méndez, director general del Cicus, y José Ignacio García, vicerrector de formación no reglada de la UNIA. Páez señaló que aún quedan entradas disponibles (a la venta en www.rossevilla.es) para una cita cuyos precios oscilan entre los 5 y los 10 euros, y que brinda descuentos del 10% en taquilla a quien compre a partir de tres localidades. "Así, no hay razones -concluye la responsable de la Fundación Barenboim-Said- para perderse este concierto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios