Caixaforum revisa los últimos 30 años de arte abstracto chino

  • La exposición sobre la Escuela Yi consta de 82 obras · La muestra permanecerá en Barcelona hasta septiembre y desde noviembre se podrá ver en Madrid

Ochenta y dos obras de medio centenar de artistas chinos se exponen en Barcelona desde ayer hasta el 21 de septiembre en Caixaforum, en la primera gran muestra de la denominada Escuela Yi fuera de China. La retrospectiva, que a partir de noviembre se podrá ver en Madrid, recorre los últimos 30 años de arte abstracto del país asiático, también con tintes sociales y políticos.

El comisario, Gao Minglu, que ha trabajado durante más de dos años en la preparación de esta muestra (que incluye desde pinturas a instalaciones y vídeos), explicó que el arte abstracto chino apareció poco después de la Revolución Cultural de finales de los años 60 y, aunque nació al margen de las tendencias occidentales, mantiene puntos de contacto con éstas. Artistas como Picasso o Tàpies influyeron, especialmente a partir de los años 80, "muy profundamente en los artistas chinos", dijo.

La Escuela Yi es definida también como el estilo artístico más adecuado para expresar la meditación. Minglu dividió la exposición en tres ámbitos diferentes. El primero, el de las obras inmediatamente posteriores a la Revolución Cultural. Se trata de piezas con tintes políticos y sociales y con mucho color, a diferencia de las de períodos posteriores, que se caracterizan por sus tonos blancos, negros y grises.

El uso del color, según detalló, se debe a que estos artistas empezaron a pintar, tras años de aislamiento, pensando que lo que los haría más modernos era el uso del rojo, el azul o el amarillo, tal como ocurría fuera de China. Otros artistas que empezaron en esta época, sin embargo, destacan por sus pinceladas libres a mano alzada como expresión de "sus aspiraciones de libertad individual", según Minglu.

La segunda parte de la muestra se caracteriza por las ganas de los artistas de representar "experiencias de aprendizaje relacionadas con el universo, la cultura y la vida individual, con profusión de símbolos orientales". Son piezas de los 80, principalmente a partir de 1985, en las que el público podrá reconocer el ensamblaje entre la modernidad occidental y la tradición oriental.

En la tercera, se pueden ver obras desde los años 90 hasta hoy, algunas de ellas instalaciones o trabajos sobre telas o sobre papel, de artistas representativos de una nueva categoría de la Escuela Yi, el maximalismo, surgido a finales de la década de 1990. Para el comisario, esta línea maximalista es una forma de "resistencia" contra muchos años de ideología artística china y de normas establecidas desde la perspectiva del mercado internacional y de las instituciones artísticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios