Camelia 'intelectual' y bella

Compañía TNT. Autor: Alejandro Dumas (hijo). Versión y adaptación: María Cabrera. Dirección dramaturgia y espacio escénico: Juana Casado. Intérpretes: Marga Reyes, David Montero, Beatriz Ortega, Joaquín Galán. Iluminación: Alejandro Conesa. Vestuario: Carmen Granell. Arreglos y edición musical: Emilio Morales. Realización escenografía: Sergio Bellido. Producción: Ángela Gentil. Lugar: Teatro Lope de Vega. Fecha: Miércoles, 3 de abril de 2012. Aforo: Tres cuartos.

Sabiendo que detrás de esta versión de la archifamosa novela de Alejandro Dumas (hijo) estaba el Centro de Investigación Teatral (TNT), no podíamos esperar una propuesta que abundara en los tópicos por los que una de las cortesanas (ha habido muchas) más célebres de la literatura universal es ampliamente conocida. TNT ha intelectualizado a esta prostituta (ésta y la palabra puta son reiteradamente declamadas durante la función) para darle una significación trascendente en la que se la quiere convertir en la metáfora de una sociedad que ha aprendido a venderse y a ponerse precio en una sociedad mercantilista.

Sin embargo, la apuesta de Juana Casado se tropieza contra un techo de cristal que ha firmado María Cabrera al realizar la versión y la adaptación. En este juego de deconstrucción (convertir una novela en obra de teatro utilizando la alquimia propia de la alta cocina), resulta evidente que lo que vemos en el escenario es la historia de esta mujer amante y amada preñada de tuberculosis (enfermedad romántica), pero el texto creado por Cabrera se pierde, se desvanece. Da la impresión de que Juana Casado le ha sacado el máximo partido posible y su trabajo es remarcable en cuanto a la creación del espacio escénico. Imágenes bellas se suceden una y otra vez, hubiese sido un buen ballet (y no quiero aludir a la carrera de Casado como bailarina), pero lo más interesante de esta propuesta son sus instantáneas.

Tiene a su favor, sin duda, los aspectos técnicos, la iluminación, el vestuario y la elegante escenografía llena de sugerencias. Por último, los cuatro intérpretes, con Marga Reyes, maravillosa en la última parte, merecen ser reseñados por su nombre: la propia Marga, Joaquín Galán, David Montero y Beatriz Ortega.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios