Camilla gafa el bautizo de un trasatlánticoMichelle Bachelet recibe al matrimonio Banderas

La ceremonia de bautizo del nuevo crucero de la naviera Cunard Line, el Queen Victoria, se desarrolló de manera perfecta hasta que la madrina, Camilla Parker Bowles, no logró romper la botella de champán en el casco del buque.

Camilla, acompañada por su esposo, el príncipe Carlos disfrutó de una ceremonia muy pomposa en la ciudad costera de Southampton, a la que asistieron unos 2.000 invitados que agitaban banderitas británicas.

Todo marchaba sobre ruedas hasta que la duquesa de Cornualles presionó el botón para estrellar la tradicional botella de champán contra el barco, de 90.000 toneladas, tras pronunciar la frase Que Dios lo bendiga y a todos los que viajen en él. Pero la botella resistió el impacto y quedó prácticamente intacta, un imprevisto que los hombres de la mar consideran de mal agüero para cualquier embarcación.

Hace siete años, la princesa Ana, hija de la reina Isabel II, fue igual de ceniza que Camilla y tampoco logró romper la botella de champán en el casco del crucero Aurora.

Tras el gafe de Camilla, hizo falta una segunda botella que -esta vez sí- se hizo añicos al chocar contra el casco del barco. "A veces, las botellas no se rompen", comentaron los responsables de la naviera.

La presidenta de Chile recibió ayer en el Palacio de la Moneda al actor Antonio Banderas y a su esposa, Melanie Griffith, para compartir un almuerzo con diferentes miembros de su gobierno, actores y directores chilenos.

Banderas explicó, a su llegada al palacio de Gobierno, que le gustaría plantear a la mandataria chilena "algunas posibilidades de colaboración entre los gobiernos de España y Chile para intercambio cultural".

Asimismo, el artista malagueño calificó a Bachelet de mujer "culta y encantadora". "No podríamos sentirnos mejor, mi mujer y yo. Estamos muy contentos y agradecidos" por el recibimiento chileno, agregó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios