Catarsis audiovisual con "la enemiga número 1" del arte

  • María Cañas, en plena polémica por el cartel del SEFF, protagoniza una clase magistral sobre 'apropiacionismo' en el festival Alcances de Cádiz

La creadora sevillana María Cañas, durante su intervención dentro de las actividades paralelas de la 49 edición de Alcances. La creadora sevillana María Cañas, durante su intervención dentro de las actividades paralelas de la 49 edición de Alcances.

La creadora sevillana María Cañas, durante su intervención dentro de las actividades paralelas de la 49 edición de Alcances. / JESúS MARíN

"A estas alturas, de María Cañas estoy hasta el coño, por lo que hoy voy a ser María Coñas". Caótica, subversiva, guerrillera y "achantada", realmente, "acojonada", con su cita pública de ayer, reconoce, la creadora María Cañas se presenta a piel totalmente descubierta ante el público gaditano que se acerca al Centro Integral de la Mujer para ser testigo de la clase magistral sobre apropiacionismo y videoguerrilla que imparte la reconocida artista sevillana puesta estos días en la diana por el cartel del XIV Festival de Cine Europeo de Sevilla del que es autora.

"Licenciada en Bellas Artes y doctorada en Estética e Historia de la Filosofía por la Universidad de Sevilla, poseedora de premios nacionales e internacionales, con 25 años de trayectoria y enemiga pública número 1 visto lo visto y leído", tal y como la presentaba Helena Madico, de la Asociación Andaluza de Mujeres de los Medios Audiovisuales (Aamma), organizadora de este evento que se enmarca en las actividades paralelas de Alcances, Cañas alentó el sentido crítico, creativo y rebelde de los presentes a través de una muestra de sus propias obras y de otros colectivos que, al igual que la sevillana, "juntan lo injuntable", descontextualizan y contextualizan a su antojo y abogan por la liberalización de las imágenes y su utilización para crear obras, audiovisuales en este caso, que dan un nuevo sentido a esa materia original con la que trabajan. Un sentido donde la sátira, la ironía, y "el humor de todos los colores y sabores", apuesta, se convierten en la gasolina de este motor creativo imparable que campa a sus anchas en la Red de redes.

Catarsis pura, desde el comienzo del intenso encuentro. "¡A la mierda, a la mierda, a la mierda!", grita Fernán Gómez desde la pantalla de proyecciones del centro del Palillero y grita la artista junto a la concurrencia para desterrar a fantasmas internos y ciber trolls externos. Encomendémonos a la risa, "a la risastencia", dice, y a "los pequeños salvajes" que se lanzan, que se atreven, porque gracias a ellos "el mundo sigue".

Cañas enlaza un vídeo transgresor con otro, de La venganza del toro, cogidas en plazas de toros a reventar contestadas por las reconocibles imágenes de las fans de The Beatles en pleno éxtasis, a ese desternillante hackeo de Pasión de Gavilanes realizado por United Unknown con los rostros de Iglesias, Errejón y Rajoy , para ,además, preñar su intervención de recomendaciones de lo más diverso -del Fraude de Orson Welles, a la producción de Alan Moore, "la única iglesia" a la que sigue, a la obra de la videoartista Hito Steyerl-, perlas motivadoras "que ya no sé si son mías, de Godard o Jarmusch" porque "nada es original" a, cómo no, múltiples referencias muy personales sobre su polémica obra.

"Yo me creía que era una pedazo de archivera pero todo esto que ha pasado me ha dado una lección de humildad, a partir de ahora tacho lo de archivera junto a mi nombre", reflexiona la artista que, a momentos, se lamenta, se ríe, se defiende y se queja de las críticas que ha suscitado la apropiación, sin citar la fuente, y revisión que Cañas ha realizado de la ilustración que Walter Popp realizó para la portada de la revista estadounidense Fantastic Story en los años 50.

"Yo la tomé de un banco de imagen donde no aparece el nombre del artista porque en esa época los derechos de esa ilustración los tenía la editorial. Y esa editorial le vende la imagen a ese banco sin ni siquiera el nombre del artista... Pero bueno, ha sido una lección de humildad... Eso sí, yo he estado denunciada por Falange y puedo decir que he pasado más miedo con estos diseñadores que me están acusando por esto que con los falangistas o que con los capillitas a los que a veces no les ha gustado mi trabajo pero que han sido muy educados en sus críticas", asegura triste para, rápidamente, volver a sorprender al auditorio con una nueva propuesta, un nuevo bombardeo de videoguerrilla y con un homenaje a las actrices de risas inolvidables como Melina Mercouri .

Mercouri, "que fue ministra de Cultura en Grecia", recuerda, es una de sus brujas. Brujas por ser inteligentes, fuertes, imparables como Kate Winslet vapuleando a Schwarzenegger como Conan El Bárbaro que sustituye a DiCaprio en el plano 360º del baile con la actriz de Titanic. La mujer en el centro de buena parte de su obra, como también está en el centro del cartel de marras ("¡viva Walter Popp!", jalea) al que vuelve y vuelve -ciertamente vulnerable- durante un encuentro que deja lecciones muy claras (" hacer pensar a la gente", "poner ante el horror un poco de humor" y recordar, como dijo Duchamp, que "el arte es un juego de todos los hombres con todas las épocas") y una intención decidida ("vengo muy cargada y quiero cagarme en todo") que se diluye en cuanto la artista prueba de su propio antídoto, el humor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios