La mona 'Chita' de Tarzán muere a los 80 años por un fallo renal

  • El Festival de Peñíscola le otorgó en 2006 el único galardón de toda su carrera

La mona Chita, protagonista de las míticas películas de Tarzán, ha muerto a los 80 años por una insuficiencia renal, según dio a conocer ayer la reserva de primates de Florida donde vivía. La noticia provocó gran cantidad de reacciones y muestras de afecto hacia este chimpancé, que realmente no era mona, sino mono, y sobre cuya identidad hay numerosas dudas. "Nos supone una gran tristeza la pérdida de un amigo y miembro de la familia, fallecido el 24 de diciembre", informó la Suncoast Primate Sanctuary Foundation. Chita, que no deja descendencia, fue enviada a la reserva en torno al año 1960 desde la residencia del actor John Weissmüller, que interpretó a Tarzán en las películas de MGM rodadas durante los años 30. Tras los rodajes, Chita siguió residiendo con la familia del actor hasta la década de los 60 y llegó a vivir 28 años más que Weissmüller.

A Chita le gustaba pintar con los dedos y el fútbol americano. "Además, sabía exactamente si uno tenía un día bueno o malo. Y cuando pensaba que malo, intentaba continuamente hacer reír", señaló Debbie Cobb, de la reserva Suncoast, al Tampa Tribune.

Según su biografía oficial, su última aparición en pantalla fue en 1967 junto a Rex Harrison en Dr. Doolitle. En 2006, el Libro Guinness de Récords lo reconoció como el chimpancé más viejo del mundo y recibió un homenaje y el premio Calabuch por sus méritos artísticos en el Festival Internacional de Cine de Comedia de Peñíscola (España), el único galardón cinematográfico de toda su carrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios