Coixet se acerca al "proceso y las intenciones" de Cai Guo-Qiang

  • La cineasta dirige para el Prado un documental sobre el creador chino, que expone en el museo

Isabel Coixet, en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, donde presentó el documental. Isabel Coixet, en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, donde presentó el documental.

Isabel Coixet, en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, donde presentó el documental. / fran olmo / efe

La cineasta española Isabel Coixet dirige el documental El espíritu de la pintura, una cinta de 50 minutos en la que descubre el proceso creativo del artista chino Cai Guo-Qiang, un trabajo que ha creado para la exposición homónima que el Museo Nacional del Prado acogerá de este creador hasta el próximo 4 de marzo.

La principal característica de Cai Guo-Qiang en las 27 obras que se exponen en el Prado es el uso de la pólvora, una técnica que revela la "dualidad entre el control y el descontrol" del artista, que en esta muestra plantea un diálogo con los maestros del Prado, según explicó la cineasta este viernes durante la rueda de prensa posterior a la proyección, en la que también participaron el director del Prado, Miguel Falomir, y el director de Marketing Corporativo de Samsung España, Alfonso Fernández.

Para Falomir el encargo del Prado es un hito al tratarse de un filme sobre un artista vivo

La directora de Mi vida sin mñi o La librería señaló que su intención siempre fue crear una pieza en la que, sin sobreexplicar, sí diera "una idea del proceso y de las intenciones", aunque admitió que encontrar la estructura y el camino de la obra fue "difícil". El documental se retransmitirá en Movistar el lunes 29 de este mes, y a principios de febrero estará disponible en DVD.

Coixet describe a Cai Guo-Qiang como un artista a quien le atrae la idea de sentirse como un niño, aunque no es "indisciplinado", sino un "trabajador infatigable" y con una "enorme curiosidad", así como una "facilidad para explicarse" que ha facilitado el trabajo. "Le encantaba la cámara", dijo la cineasta.

Esta cinta, que cuenta con el patrocinio de Samsung The Frame, fue rodada en diferentes localizaciones entre Nueva York y Madrid y cuenta con música original de Remate. El espectador tiene la oportunidad de ser testigo del proceso, pero también de la convivencia entre el artista y su equipo, con quien mantiene una gran "camaradería", en palabras de la directora.

Coixet quería convertirse en "una mosca en la pared" y retratar "de manera didáctica y cercana lo que él hacía", aunque en el proceso ha aprendido que "reelaborar y analizar" la obra "no está reñido con hacer belleza". "Para mí, explicar en demasía siempre me ha dado pudor, y verle a él haciéndolo con desparpajo me ha gustado", añadió.

Lo más "revelador" para la directora catalana fue el homenaje que Cai Guo-Qiang hace de los grandes maestros, especialmente de El Greco, Velázquez y Goya, y la manera en la que absorbe sus enseñanzas, utilizando plantillas y pólvora como si fueran pinceles.

Es el propio artista el que desvela que de niño "soñaba" con "pasear" por las salas del Museo del Prado, así como que la pólvora "juega al escondite" con él. "El arte nos abre un canal para comunicarnos (...) Las cajas de cerillas de mi padre me inspiraron a ir prendiendo fuego por el mundo (...) La pintura debe arriesgar, debe ser un campo de batalla", cuenta en el documental este artista que usa la pólvora de colores para "representar el descontrol y la psicodelia".

Según afirmó el director del Prado, Miguel Falomir, con este trabajo han dado "un paso más ambicioso", al tratarse de un documental sobre un artista vivo. "Es algo excepcional", puntualizó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios