Comedia sin ímpetu y plagada de clichés

Autor y director: Juan Carlos Rubio. Reparto: María Luisa Merlo, Miriam Díaz Aroca, Jorge Roelas. Escenografía: José Luis Raymond. Iluminación: José Manuel Guerra. Lugar: Teatro Lope de Vega. Fecha: Jueves 3 de marzo. Aforo: Casi lleno.

Juan Carlos Rubio ha echado mano de varios clichés demasiado comerciales y usados para montar esta comedia que hasta el domingo estará en el Lope. Todo es claro y reconocible como en una banal comedia americana. Hablo de clichés en el uso de una historia cargada de sentimentalismo donde el personaje sarcástico y gruñón resulta que es bueno y el personaje frío y calculador lo es aún más; y en el uso de la enfermedad y los desengaños amorosos con una clara dirección lacrimógena. Nadie se pierde. En definitiva, no hay ninguna complicación. Así que si lo que le apetece es una historia bienintencionada y pasar un rato agradable con golpes de humor y final feliz, 100 m2 es su espectáculo.

Por otro lado, María Luisa Merlo actúa -creo que es la única que lo hace- en esta comedia; ella es el personaje sarcástico del que hablo arriba, una vieja a la que le gusta la riña, la copa y el porro y que lleva el peso de esta historia y la hace avanzar gracias a las salidas más o menos cáusticas que Rubio pone en su boca. Miriam Díaz Aroca es una actriz con pocos registros pero también es cierto que su personajes es simple como un lazo. Tampoco Jorge Roelas tiene mucho que hacer con el suyo, que o bien es mero vínculo de unión entre la vieja y la joven, o bien una simple transición entre escenas. No sentí mucho ímpetu en ninguno de los tres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios