Compras de última hora del año

  • Los sevillanos siguen haciendo colas en los comercios de la ciudad para comprar los regalos de Reyes

En Osorno, las ventas echan humo. Y no son los únicos, como lo prueba que muchos de los clientes acuden a comprar juguetes provistos previamente de bolsas de otros comercios. Y sin embargo, Toñi asegura que han dado ya un pequeño bajón. "Hay padres que ya habían reservado los juguetes, sobre todo los que han salido en televisión, desde octubre. Ahora sólo compran el relleno, aunque están muy de moda la Bebita o el circo romano de Play Mobil, que no se encuentra".

Quizás sea verdad entonces lo que apunta la encuesta del portal de compra-venta www.priceminister.es, que revela que los andaluces somos los más previsores a la hora de comprar los regalos de Navidad. Algo en lo que no están muy de acuerdo Mónica y María, dependientas de la perfumería Azahar de República Argentina. "La gente lo deja todo par última hora", asegura María, mientras que Mónica añade que no hay productos favoritos en estas fechas. "Se vende todo. Lo clásico, lo nuevo...".

Se vende más. Eso sí. Incluso libros, a pesar de que dicen que no se lee. Será que regalar lectura queda muy bien. "En Navidades gastamos diez veces más papel que durante el resto del año", asegura Jorge García, uno de los responsables de la Casa del Libro en la calle Velázquez. "Es automático. A menos que nos digan que no, se envuelven los libros porque el 90 por ciento son de regalo".

Las navidades, definitivamente, influyen en la venta de lectura, e incluso en la lectura misma, afirma su compañero Rafael García. "En esta época se suele vender títulos que han venido vendiendo bien durante todo el año y que siguen funcionando, como El niño del pijamaderayas o La catedral del Mar, a pesar del tiempo transcurrido. Otros de salida más reciente, como La bodega de Noah Gordon o Un día de cólera de Pérez Reverte. Y luego lanzamientos específicos para estas fechas, como Un mundo sin fin de Ken Follet, la segunda parte de Los Pilares de la tierra, que probablemente será el protagonista de estas vacaciones".

¿Existe pues una literatura de Navidad? En cuanto a las ventas, asegura Rafael García, sí. "Normalmente, de tapas duras. y de amplio consumo, no muy difíciles. Aunque también hay otras, más minoritarias y de calidad, que no se venden mal, como La elegancia del erizo, de Muriel Barbery, o La carretera, de Cormac McCarthy".

Minoritario o popular, el tipo de consumo depende, sobre todo, del precio. No todos tienen 300 euros para comprarle una wii al niño (el gasto medio en juguetes por cada hogar andaluz es de 250 euros) y aunque marcas de ropa como Billabong o Quiksilver no sólo gustan a los jóvenes de clases acomodadas, suelen ser ellos quienes las compran.

El personal, por tanto, busca alternativas. Las tiendas de electrodomésticos indias son una cada vez más popular. "No es que sea más barato comprar aquí", explica Dillip Hingorani, de Surasa S.L., "pero el servicio es mejor, más personal, y respondemos si hay un problema". La nintendo, el MP3 y MP4 y las cámaras digitales son una apuesta segura, y este año se venden mucho "los marcos digitales, dice Dillip, "y aunque yo no tengo aquí, se están vendiendo muchísimos portátiles".

Internet se ha convertido también en una fuente cada vez más utilizada por los compradores, sobre todo a raíz de la caída del dólar. Pero el trato directo con el vendedor es algo que los clientes no abandonan, y que permite a los primeros darse cuenta de que los consejos de las asociaciones de consumidores no siempre calan en el público, y menos los políticamente correcto. "Todavía ves a padres que se niegan a comprarle a un niño una muñeca o un carrito, por más que insista", explica Toñi. "Y otros que no quieren comprarles pistolas, con la violencia que hay en los juegos de hoy".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios