La Consejería protegerá otros 30 edificios contemporáneos de Sevilla

  • La Escuela de Arquitectos y la Dirección General de Bienes Culturales elaboran un registro con 1.100 construcciones en Andalucía, asesorado en la provincia por Víctor Pérez Escolano y Plácido González

Comentarios 6

Más de 300 edificios sevillanos de diversos registros arquitectónicos, desde la efervescencia regionalista y los primeros balbuceos de la modernidad en el primer tercio del siglo XX a la resaca de la Expo' 92, figuran en el primer Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea, fruto de la colaboración entre la Junta y la Escuela de Arquitectos hispalense. El proyecto abarca todo el territorio andaluz, en el que se han documentado más de 1.000 construcciones. De entre todas ellas, más de 200, 30 en Sevilla y su provincia, estarán bajo la supervisión del Servicio de Protección de la Dirección General de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura.

El proyecto, cuya base de datos puede consultarse en internet (www.juntadeandalucia.es/cultura/iaph/bdac/), representa, según explica el catedrático y arquitecto Víctor Pérez Escolano, una "ampliación rigurosa" del registro de la Fundación Docomomo Ibérico, ramificación española del movimiento internacional para la documentación y la conservación del movimiento moderno en el campo de la arquitectura, que se extendió con fuerza desde Holanda al resto del mundo y tiene ahora su sede en París. La Junta, recuerda Pérez Escolano, fue "la única institución" española que se integró en esta organización; a su vez, ésta incluyó en su registro 21 obras andaluzas, para las que el Gobierno autonómico adoptó "inmediatas" medidas de protección.

En ese catálogo entraron construcciones emblemáticas como las estaciones del Prado y de Plaza de Armas, el conjunto de viviendas conocido como Los Diez Mandamientos, las casas Duclós y Lastrucci, la Plaza de España o el Mercado de la Puerta de la Carne. Pero los responsables del proyecto repararon en que casi todas estas obras pertenecen al periodo regionalista. Pensaron también que la difusión, no sólo la conservación, de este patrimonio estaba ya "muy consolidado", y se propusieron seleccionar edificios de todo el siglo XX.

El trabajo se planteó en 2004; al año siguiente un equipo de 30 personas trabajaba ya seleccionando edificios de toda la provincia, principalmente de la capital. Entre los responsables del proyecto en Sevilla están Román Fernández-Baca Casares, director del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), el propio Pérez Escolano, también director del Grupo de Investigación HUM 666 de la Universidad de Sevilla y Plácido González, investigador del Centro de Documentación del IAPH. Por su parte, expertos y funcionarios de la Consejería de Cultura trabajaron de manera conjunta en el proyecto.

Con un presupuesto total de alrededor de 200.000 euros (que se destinarán en parte a la organización de una exposición itinerante y a la edición de un libro sobre la investigación), el proyecto abarca las principales épocas arquitectónicas del siglo XX en Andalucía. Hay seis etapas: 1900-1929, la de la pujanza del regionalismo, que provocó una "producción del todo singular"; 1930-1939, marcada por la "irrupción del movimiento moderno"; 1940-1959, en la que hizo falta "ingenio" para sobrevivir a la "precariedad" de la España franquista; 1960-1975, en la que el "despegue económico" favoreció la "definitiva apertura de la arquitectura española" al exterior; 1976-1992, definida por la "intensa producción", previa en su último tramo a los "fastos" de la Expo 92; y 1992-2000, que de momento se ha dejado desierta, pues el equipo de expertos prefirió aplicar un "colchón de prudencia" por la falta de perspectiva debido a su cercanía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios