Sevilla ayer y hoy

Costumbres y arquitectura aznalcazareños

  • PRÓXIMA ENTREGA Miércoles, 23 de enero.En las páginas de 'Cuadernos de Aznalcázar' se están recuperando detalles trascendentes de la historia local de todos los tiempos, con especial atención a la historia y el costumbrismo, aportando valores científicos

EN Cuadernos de Aznalcázar se recuperan costumbres ancestrales ya casi desaparecidas, como el reparto de pan con mulos, caballos y burros con angarillas, y la venta ambulante con animales convertidos en tiendas de todo tipo de productos. Otra antiquisima costumbre son los juegos de niños en la calle. El refranero vinculado a los pregones callejeros y el cancionero infantil, son temas tratados con solvencia.

Una serie de artículos firmados por José A. Sáez Bolaños y José M. Blanco Vilero, estudia las acuñaciones púnicas-latinas de Aznalcázar, ilustrados con facsímiles.

La figura del cosario, tan poco estudiada hasta ahora, pese a la gran influencia que tuvo en el desarrollo del comercio al detalle entre la capital y los pueblos de la provincia, la recupera la revista en un trabajo firmado por Manuel Martínez Rosado, que fue el último cosario de Aznalcázar y aporta sus testimonios valiosos.

Otro de los temas bien tratados es el estudio del vocabulario popular y cotidiano de Aznalcázar, recuperándose voces muy curiosas y expresivas que definen con acierto la idiosincrasia de la población.

La curiosidad investigadora ha logrado reunir un catálogo de topónimos propios del enclave alcazareño, unos surgidos de la propia naturaleza y otros procedentes de onomásticos personales y de animales. En cualquier caso, las fichas aportadas expresan la riqueza del léxico aljarafeño, estudiado por Pedro José García Parra y Diego Antonio León García.

La historia local ha sido atendida por diversos autores que recuperan parcelas trascendentes de la antigüedad aznalcazareña. Complementan la presente entrega tres estampas preciosas de la arquitectura aznalcazareña, reproducidas del libro básico del doctor Jerónimo Pou Díaz, titulado Sevilla a través de sus pueblos (Diputación Provincial de Sevilla, 1971). Podemos apreciar los valores ancestrales de las populares fuentes de la Trinidad (1773) y de la Inmaculada (1789), así como de una Puerta árabe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios